Escucha esta nota aquí

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Oruro, Juan Carlos Challapa, informó que entre el 24 y 26 de enero se logró testear casos sospechosos al interior del Hogar de Ancianos La Sagrada Familia, de los cuales dos trabajadores administrativos y cuatro ancianitos, dieron positivo a Covid-19.

Dos de los ancianos cuentan con seguro de salud de corto plazo, de ellos, una fue referida hasta el área de covid, de la Caja Nacional de Salud (CNS), donde podrán monitorizar su estado de salud y brindarle atención especializada.

La autoridad indicó que se solicitó que los cuatro ancianos sean trasladados hasta el Centro de Inteligencia Epidemiológica y Sanitaria Oruro (Cieso), donde tendrían atención oportuna, además de monitoreo durante las 24 horas, pero el área administrativa del asilo se opuso al pedido.

“Nosotros hemos recomendado y viabilizado de que los otros tres casos positivos que se quedaron en el asilo, puedan estar adecuadamente asistidos en un lugar que corresponde para recibir atención médica en aislamiento”, mencionó Challapa.

Además, dio a conocer que se solicitó al director del Hospital General San Juan de Dios, Israel Ramírez, que el médico geriatra del nosocomio pueda asistir a todos los ancianos del hogar.

“Entre el miércoles y el jueves hemos tomado pruebas a 35 ancianos de los cuales estamos aguardando los resultados para constatar el número exacto de casos positivos que existen al interior del hogar”, añadió.

Para bajar la carga viral de covid-19, en el lugar, el Sedes procedió con la fumigación de todos los ambientes del asilo. Asimismo, indicó que se realizarán testeos continuos para verificar si hay más adultos contagiados.

“Recordemos que el testeo masivo es considerado justificado en este tipo de población vulnerable, la cantidad promedio de pacientes en estas circunstancias hace recurrencia epidemiológicamente”, argumentó.

Antecedentes

El 28 de julio de 2021 se presentó un primer caso de Covid-19 en un personal administrativo; luego, en fecha 26 de agosto, se llevaron a cabo actividades por el Día del Adulto Mayor y dos días después se tuvo un nuevo caso. 

El número de contagios fue subiendo progresivamente y hasta finales de septiembre se reportaron más de 20 personas fallecidas, entre administrativos, religiosas y ancianos que se internaban en el hogar.

Comentarios