Escucha esta nota aquí

Detrás del crimen de la recién nacida en Oruro, que fue estrangulada por su madre con un cable metálico y luego su cadáver fue escondido en una bolsa plástica donde la Policía la encontró, se teje una posible historia de incesto entre hermanos.

La directora de la Defensoría de la Niñez y Adolescencia del municipio de Oruro, Carmen Miranda, confirmó este elemento oscuro, que al parecer terminó siendo uno de los que selló el destino de la niña que consiguió venir al mundo, pero que sus padres decidieron no darle la oportunidad de vivir ni un solo día.

"Se llegó a conocer que existe la posibilidad de que la recién nacida victimada, hubiera sido fruto de una relación incestuosa", apuntó la autoridad y explicó que la madre encarcelada acusada de infanticida, Lucía Q. C. (22), mantenía una relación sentimental con su hermano Pedro Q. C. (19), el menor de su familia.

Aún no se conocen las razones del por qué los detenidos dejaron que la recién nacida llegue al mundo o qué situación motivó el crimen de la bebé, ya que ninguno de los procesados ha querido, hasta ahora, colaborar con las explicaciones de los entretelones de este crimen.

Finalmente, EL DEBER conoció que la hermana mayor de los sindicados como asesinos, fue la que descubrió el infanticidio y puso en conocimiento de las autoridades lo que había ocurrido.