Escucha esta nota aquí

Un operador, un personal de tierra y dos bomberos, fueron los cuatro funcionarios que supervisaron 17 vuelos de aeronaves de escuelas de aviación de la ciudad de Santa Cruz a quienes se invitó para retomar la aeronavegabilidad de esta terminal aérea. De ese modo, el director general ejecutivo de Aasana, Ronny Balderrama Virreira dijo que se cumplió con todos los procedimientos para vuelos de instrucción.


“Las operaciones son correspondientes al CIAC (Centros de Instrucción de Aeronáutica Civil), hay que diferenciar, lo que es escuela de pilotaje y lo que es vuelo comercial, en ese sentido sí se contaba con cuatro personas para lo que son las escuelas, se tenía un controlador, una persona en tierra y dos bomberos que estaban para verificar las condiciones”, declaró el director de la Administración de Aeropuertos y Servicios Auxiliares de Navegación Aérea (Aasana) en conferencia de prensa.


Los funcionarios de Aasana denunciaron que el 10 de marzo se realizaron 36 vuelos sin autorización y sin ningún control. Un día después el ministro de Obras Públicas, Edgar Montaño, solicitó informes sobre estas operaciones y ahora se habla de delitos que hubiera cometido Balderrama.


Según el ejecutivo de Aasana, ellos invitaron a seis escuelas de aviación de Santa Cruz: Delta Charlie, WKC, Fénix, Sky Team, Aeroelite, Aviator Academy y Fligh High, para que realicen vuelos de instrucción que permita recaudar fondos y relanzar esta terminal. Pero esta denuncia truncó todos los acuerdos y el 10 de marzo fue el único día que se realizaron vuelos. Admitió que para vuelos comerciales se requiere de un mínimo de 12 personas en control, pero que al tratarse de vuelos de instrucción, las cuatro personas eran suficientes.


Balderrama dijo que el ministro Montaño se encuentra “mal asesorado” y le recordó que antes del 10 de marzo fue la propia autoridad la que autorizó el relanzamiento del aeropuerto y ahora que lo hicieron los censuran.


El ejecutivo dijo que se optó por este sistema de trabajo porque Aasana requiere de dinero para pagar las demandas que tienen los propios trabajadores a quienes acusó de infidentes, pues filtraron todo a los medios de comunicación.


Dijo que el acuerdo con las empresas de pilotaje contemplaba la construcción de hangares en este aeropuerto que ofrece todas las ventajas a este tipo de actividad por las características que tiene la pista y la situación geográfica donde fue construido.


El aeropuerto de Chimoré está prácticamente inoperable desde hace, por lo menos, dos años. Entre 2015 y 2019 se hicieron unos seis intentos para habilitar vuelos comerciales en la terminal aérea ubicada en corazón de Chapare, pero nunca se produjeron los resultados esperados.


Balderrama denunció que el aeropuerto fue saqueado y destruido por el anterior gobierno y en ese entonces la Federación de Trabajadores de Aasana no realizó ninguna protesta y no denunció esos hechos y por eso dijo que este ataque es político, contra su gestión.



Comentarios