Escucha esta nota aquí

Rosario Canedo, abogada del exministro de Salud, Marcelo Navajas, advirtió que su defendido, imputado en el caso de la supuesta compra irregular de respiradores españoles, pasó a manos de un juez que fue amedrentado previamente a la audiencia cautelar, lo que habría influido en la decisión de enviarlo a la cárcel de manera preventiva.

La tarde del pasado viernes, el juez 11vo. de Instrucción en lo Penal, Hugo Huacani, quien debía llevar adelante la audiencia cautelar por el caso que involucra a cinco personas, fue aprehendido cuando intentaba ingresar a la sala penal. Inmediatamente, fue conducido a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de La Paz, donde permaneció hasta el otro día y sin tener un mandamiento de aprehensión.

“Evidentemente, el momento en que entraba el juez, lo aprehendieron. No tengo ni idea de los motivos, hasta ahora. Pero ni siquiera hubo mandamiento contra el juez. Ese tipo de circunstancias influyen en el ánimo de la definición que debió tomar. Porque evidentemente, hubo amedrentamiento. Eso es totalmente ilegal”, manifestó la jurista.

Pocas horas después de su libertad, el juez instauró la audiencia donde, luego de 12 horas, decidió enviar preventivamente a la cárcel de San Pedro al exministro y a otras tres personas (Geovanni Pacheco, Fernando Valenzuela y Luis Fernando Humérez) involucradas en la investigación.

Luego de la audiencia de medidas cautelares que concluyó en horas de la madrugada del domingo, el exministro Marcelo Navajas alegó su inocencia y dijo estar dolido por la medida en su contra.

Su abogada dice no comprender que le hayan dado tres meses de cárcel de forma preventiva sin tomar en cuenta que “la privación de libertad es la excepción y la regla es la libertad”.

“Es un desacierto total que se diga que Navajas puede huir ¿Cómo va a salir? ¿Se va a convertir en pajarito para fugarse del país, dejando a su familia, su hogar, su clínica, que es su trabajo, a su padre, a su esposa?”, cuestionó.

Además de calificar de ilegal la resolución del juez Hugo Huacani, Canedo señaló que la decisión de remitirlo a la cárcel de San Pedro por tres meses, era totalmente injusta y anunció la apelación ante el Tribunal Supremo de Justicia para que “pueda enmendar ese error, reparar la injusticia y dejar sin efecto esa detención preventiva”.

Su vida está en peligro

Por otro lado, Canedo ratificó que la vida de su defendido está en peligro ya que, por su edad, es una persona del grupo de riesgo alto y que precisa estar en permanente control médico, porque ha padecido de dos infartos.

“Lamentablemente, es una injusticia total y absoluta el hecho de que se haya dispuesto la detención preventiva. Primero, porque no existe un indicio contra él. Y segundo, los resultados médicos no fueron valorados cuando se está demostrando que ha tenido dos infartos cardíacos e inclusive lo han tenido que revivir. Es de altísimo riesgo llevarlo a un lugar donde podría adquirir el contagio (Covid-19). El doctor necesita atención especializada todo el tiempo”, previno la abogada defensora de Navajas a EL DEBER.

Coincidió con el médico intensivista Lucio Moya, quien, en una entrevista anterior, señaló que hace 10 años, le realizó a Navajas una reanimación cardiopulmonar (RCP).