Escucha esta nota aquí

Luis Guillén, abogado de la expresidenta Jeanine Áñez, denunció una "chicana judicial" para impedir que su clienta logre acceder a su libertad. Esta vez el protagonista fue el  juez, Edwin Blanco, quien denegó pronunciarse sobre el pedido que hizo la exmandataria, quien además solicitó de forma verbal su libertad por razones de salud.


“A partir de mi detención, mi salud ha sido muy deteriorada, yo soy una mujer que tiene como enfermedad de base la hipertensión y este tipo de situaciones obviamente me causan muchísima afectación, es por eso señor magistrado que yo quisiera que haga esa consideración, hemos solicitado a usted que considere mi salud y solicito se concede la tutela”, señala el audio publicado en la cuenta personal de Áñez en Twitter.


Es la segunda vez en una semana que la expresidenta acude a una audiencia de acción de libertad planteada en contra de la resolución que le amplió su detención preventiva de cuatro a seis meses. La defensa de Áñez pedía que se cumpla la primera resolución de cuatro meses.


El abogado defensor explicó que el lunes, cuando se realizó la primera audiencia de acción de libertad, el juez Antonio Amaru, decidió no pronunciarse sobre el pedido porque adujo que en el expediente presentado no existía la resolución 168/2021 que ampliaba la detención preventiva de cuatro a seis meses. La defensa aseguró que dejaron todos los papeles, pero que en la secretaría del juzgado se “entrepapeló” esa resolución. En esa sesión el juez Amaru dijo que se enviaría este fallo para su revisión al Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP).


Hoy, volvieron a instalar la sesión, pero a cargo de otro juez, esta vez se aseguraron que los documentos estén en regla y plantearon la libertad. También hizo uso de la defensa material la ex presidenta, pidiendo que se considere su estado de salud.


Sin embargo, esta vez el juez Edwin Blanco dijo que no se podía pronunciar sobre el fondo del pedido hasta que ese fallo del lunes no regrese del TCP en Sucre y por tanto negó nuevamente que Áñez acceda a su libertad. Para el abogado defensor se trata de una “chicana judicial” de dos magistrados para no pronunciarse sobre el pedido de la expresidenta, "porque saben que no existe ninguna razón para seguirla manteniendo dentro la prisión".


“En ningún momento pretendemos entorpecer la investigación, yo estoy dispuesta como lo he hecho hasta ahora y como lo hice en otras oportunidades, de asistir al Ministerio Público, desafortunadamente cuando me detuvieron yo no fui citada”, recordó Áñez en su defensa.


Luego dijo que en ese entonces (el 13 de marzo) de manera sorpresiva se emitió una orden de aprehensión y Áñez nuevamente pidió que en aras de cuidar su salud “se mantenga la resolución de primera instancia (4 meses de detención preventiva" para de esa manera yo también pueda cuidar mi vida”. Pero Blanco le negó ese pedido.



Comentarios