Escucha esta nota aquí

"La pandemia de Covid-19 y los esfuerzos para contenerla tendrán un efecto alarmante en la vida de todos los niños. Sabemos que, por investigaciones anteriores, las vidas y los derechos de las niñas y las jóvenes se verán particularmente afectada", así comienza el informe que el organismo de ayuda humanitaria Plan International presentó recientemente.

Abuso, negligencia, miedo y hambre serán las consecuencias, a largo plazo, a las que este grupo vulnerable se enfrentará si es que no se toman las acciones urgentes para evitarlo.

Menor probabilidad de regreso a la escuela, no encontrar empleo cuando se reabran las economías, abuso y violencia en el hogar, mayor cantidad de embarazos adolescentes como consecuencia de la explotación sexual y las estrategias peligrosas de supervivencia que pongan en marcha las chicas para alimentarse y alimentar a su familia, con algunas de las consecuencias específicas de las que habla el informe elaborado en base a cuatro estudios sobre crisis ya vividas en el mundo como el del ébola 2014-2015 en África oriental.

Anne-Birgitte Albrectsen, directora general de Plan International, dijo: “Sabemos por nuestro análisis de investigaciones anteriores que las niñas se ven gravemente afectadas en emergencias".

También ha habido un aumento alarmante en los reportes de violencia de género en todo el mundo. En China, en el apogeo de la cuarentena, las llamadas a los refugios para mujeres en relación con la violencia en el hogar aumentaron al triple y Refuge UK informó un aumento del 700% en las llamadas a su línea de ayuda en un solo día.

En Latinoamérica y el Caribe, una región donde antes de la cuarentena el 60% de los feminicidios ocurrieron dentro de los hogares, se registra una situación similar que preocupa a muchas niñas y mujeres como Virginia, una joven boliviana de 19 años. “Me preocupan las mujeres que están conviviendo con sus agresores, que las están maltratando, que las están golpeando, que las están matando. Porque en cuarentena también matan a las mujeres. Me preocupa la vulnerabilidad que tienen las niñas en esta situación”.

Este informe de Plan International busca amplificar las voces de las niñas, los científicos y los responsables políticos que piden un análisis que tenga en cuenta el género para responder a los desafíos que se están enfrentando.

Las cifras

Actualmente existen 191 países que han cerrado las escuelas, por lo que se estima que 1.300 millones de alumnos no asisten a clases. En el estudio Girls in crisis (Niñas en crisis), hay indicaciones que apuntan a que se espera que las niñas realicen tareas domésticas, cuiden a sus hermanos y ganen dinero para mantener el hogar.

Se cuantifica que 3.600 millones de personas no tienen acceso a internet, especialmente en los países menos desarrollados. La falta de televisión, radio, internet tiene un profundo efecto sobre la resiliencia y la capacidad de los niños para recuperarse, tanto en la parte educativa como en la sicológica después de cualquier crisis y en tiempos de confinamiento estas desventajas crecen aún más.

La previsión es que, a raíz de la pandemia por coronavirus, se perderán hasta 25 millones de empleos. El Programa Mundial de Alimentos ya anunció una reducción del 30% en las distribuciones de alimentos de emergencia a las personas refugiadas y solicitantes de asilo debido a un déficit de financiación.

"Esto está traumatizando a nuestros hijos"

Aunque los niños tienen menos riesgo de enfermar gravemente en la pandemia actual, la interrupción sin precedentes de la vida diaria de todas las familias puede afectar considerablemente. El aislamiento y el miedo que viven muchos infantes podrían tener notables consecuencias de largo alcance.

En las investigaciones realizadas por Plan International, los niños, y en particular las niñas y jóvenes, hablaron de soledad, aislamiento y miedo.

Los llamados a la acción

Para proteger los derechos y las vidas de las niñas, el informe da cuenta de que los responsables políticos son los llamados a realizar las acciones necesarias para cuidar esta población vulnerable.

En la educación, con la flexibilización en el enfoque de educación y la escolarización. Este debe incluir el facilitar el regreso a las escuelas a las niñas embarazadas y a las madres jóvenes. Además, aconseja la inversión en enfoques de aprendizaje a distancia que sean de baja tecnología como materiales de lectura y escritura a las familias y el uso de programas de radio y televisión.

Sobre el apoyo económico, el informe menciona la importancia de brindar apoyo material directo y ampliando las medidas actuales de protección social, incluidos los beneficios infantiles y las subvenciones familiares. "Proteger y apoyar el empoderamiento económico de las mujeres jóvenes".

En cuanto a la protección de la infancia y violencia de género señala el cuidado a grupos vulnerables como los niños, niñas, adolescentes, mujeres y a quienes se identifiquen como LGBTIQ+ con actividades de atención para los supervivientes de la violencia de género.

Finalmente, en lo que se refiere a salud y derechos productivos, el informe de Plan International plantea con urgencia el acceso a la anticoncepción moderna, salud menstrual y manejo de la higiene, atención postaborto, así como disposiciones para el tratamiento clínico en casos de violación.



Comentarios