Escucha esta nota aquí

Al menos 143 salubristas, entre médicos y enfermeras, de dos hospitales, una en la ciudad de Tarija y la otra en Yacuiba, se quedaron sin trabajo debido a que la Agencia de Infraestructura en Salud y Equipamiento Médico (AISEM) no renovó sus contratos.

La directora del hospital San Juan de Dios de Tarija, Shirley Cuenca, confirmó que a 76 profesionales de ese nosocomio, principalmente de las Unidades de Terapia Intensiva (UTI) de Covid-19, se les feneció sus contratos.

Por su parte, el jefe de la Unidad de Terapia Intensiva, Roberto Mérida, dijo que, por la falta de renovación de los contratos de trabajo se cerrará una de las dos salas y reducirán 10 camas destinadas para pacientes críticos por la pandemia.

"Quedarán 13 camas en  la primera UTI de Covid-19 y para ello se prevé hacer contratos por un mes para mantener al personal médico", indicó.

Asimismo, Mérida informó sobre el cierre del laboratorio que fue implementado por la pandemia en el hospital San Juan de Dios, ya que la AISEM no dado señales para la renovación, pese al pedido que se hizo al Ministerio de Salud a comienzos del presente mes.

El director del hospital Fray Quebracho, Armin Chambi, afirmó que son 67 profesionales que dejaron de trabajar y que están haciendo gestiones ante la AISEM para que los pueda renovar y no se deje sin personal en ese nosocomio de Yacuiba.

"Estamos avanzando y esperamos que se concrete la renovación", mencionó el galeno.

Los salubristas del hospital Fray Quebracho fueron contratados para la atención integral en la tercera ola por la pandemia.

El gobernador Óscar Montes también realizó gestiones y el 7 de septiembre pasado envió una carta al ministro de Salud, Jeyson Auza, para pedirle que priorice la contratación del personal del hospital San Juan de Dios.



Comentarios