Escucha esta nota aquí

Después de viajar para la ceremonia de asunción del presidente de Bolivia, Luis Arce, el presidente argentino, Alberto Fernández, cruzó nuevamente la frontera hacia La Quiaca para despedir este lunes al ex mandatario boliviano, Evo Morales, según reportó Clarín desde Argentina.

Bolivia ha dado un gran paso y estoy feliz por el pueblo boliviano. Mañana, (por el lunes) Evo volverá a su casa, que es donde nunca debió haber salido. Mañana yo solo lo voy a despedir como un argentino que lo quiere mucho, y sé que somos muchos los que lo valoramos, estimó Fernández.

En tanto, el ex presidente boliviano visitó a la dirigente social Milagro Sala en su casa del barrio Cuyaya, de San Salvador de Jujuy, donde cumple con una prisión domiciliaria y advirtió que tarde o temprano llega la justicia.

La reunión con Sala fue una de las últimas actividades de Morales en su despedida del país, después de haber permanecido exiliado casi un año.
El referente del MAS no quiso dejar Argentina sin cumplir una promesa que le había realizado a Sala en el día de su cumpleaños, el 20 de febrero último, cuando la saludó a través de una videollamada.

Morales llegó a Jujuy acompañado de su ex vicepresidente Álvaro García Linera y el ministro de Cultura, Tristán Bauer, quienes recibieron un afectuoso saludo de residentes bolivianos en el aeropuerto Horacio Guzmán, de Ciudad Perico, ubicado 30 kilómetros al sur de San Salvador de Jujuy.

Desde allí se trasladaron hasta el domicilio de Sala, en la calle Gordaliza del barrio Cuyaya, donde se preparó una breve ceremonia con la participación de amautas de los pueblos Tupí guaraní y comunidad Coya, que impartieron bendiciones a los presentes.

Por su parte, el vicecónsul de Bolivia en Salta, Mauricio Espinoza, explicó al portal Página 12 que trabaja en los trámites de todos los connacionales para que no tengan problemas en oficinas de Migración. El diplomático relató que son 17 exfuncionarios quienes acompañan a Morales, entre ellos están Álvaro García y Sacha Llorenti, quienes volaron junto a Evo desde Buenos Aires a Jujuy. Los demás hicieron un periplo vía terrestre hace tres días para llegar al norte argentino.

Espinoza reveló que trabaja en Salta desde la gestión de Evo Morales y que en la administración de Jeanine Áñez no le renovaron sus credenciales. "Si yo he sufrido lo que he sufrido estando adentro, no quiero imaginar las que pasaron mis hermanos", reclamó el vicecónsul al diario argentino.

En total, son 145 bolivianos que partieron en una caravana de vehículos desde la ciudad de Jujuy a La Quiaca. Evo Morales encabeza la columna y se espera que se reúna hoy en esa ciudad con Alberto Fernández.

Morales será despedido este lunes a las 9:00 (hora boliviana) por el Presidente argentino, para luego encabezar una caravana de dos días que marchará desde Villazón hasta el Trópico de Cochabamba, su tierra natal, adonde llegará el miércoles 11, a un año exacto de su partida al exilio.