Escucha esta nota aquí

El alcalde de La Paz, Iván Arias, expresó su preocupación este viernes por el desenfreno con el que se realizan algunas fiestas por Carnaval. Pidió este viernes a la población tener un comportamiento moderado y así evitar el incremento de contagios de la Covid-19.

“Espero que en estas carnestolendas nos divirtamos, pero todo con moderación y ojalá no tengamos este desenfreno. Estoy preocupado porque tengo miedo que suban los casos”, afirmó en radio Fides el alcalde Arias.

La autoridad municipal expresó esta preocupación luego del operativo de control que se efectuó la noche del jueves y que concluyó esta madrugada, por la fiesta de comadres, en diferentes locales de la ciudad de La Paz, donde se constató el incumplimiento de las medidas de bioseguridad, determinadas por el Comité de Operaciones de Emergencia Municipal (COEM), como el aforo del 80% o actitudes como beber de un solo vaso.

“En jueves de Comadres hemos hecho una inspección y realmente es preocupante. Piensan que mañana es el fin del mundo; como decían los romanos: comamos y bebamos que mañana moriremos”, ironizó el alcalde Arias el desenfreno en algunos locales de fiesta la noche del jueves. 

El Alcalde de La Paz también mencionó que en fiestas como las de Carnaval y cuando hay un consumo excesivo de bebidas alcohólicas, muchas personas protagonizan peleas e incluso hechos de violencia dentro de sus hogares y en su entorno.

“Las estadísticas señalan que durante y después de carnaval tenemos muchas denuncias de violencia intrafamiliar, de peleas entre amigos o lo que ocurrió el otro día, tristemente un primo, producto de tanto trago que tomaron, pelearon y uno de ellos le metió un cuchillo. Imagino que luego el muchacho estaba arrepentido y fue a buscar auxilio, pero ya hizo el daño”, relató el caso.

Ante este tipo de hechos, Arias también exhortó a la ciudadanía a divertirse con “autocontrol”, para retirarse de las fiestas antes de perder el control de sus actos. “Pareciera que hubiésemos salido de 500 años de encierro y hay un desenfreno en los eventos, en los locales”, lamentó.

Para el control de locales, comercios y en la entrada del Jisk’a Anata del lunes 28 de febrero, la comuna paceña movilizará al menos 500 funcionarios desde este sábado.

Comentarios