Escucha esta nota aquí

Gael, un bebé de un año y 3 meses de edad, se reencontró este viernes con su madre adoptiva por mediación del alcalde de la ciudad de Tarija, Johnny Torres, luego de haber sido arrebatado por dos funcionarias de la Defensoría de la Niñez.

Ayer llegaron hasta el hogar del menor, quien fue adoptado por Jéssica y Johnnatan, para trasladarlo a un hogar municipal bajo el argumento que hubo la omisión de un requisito en el proceso de adopción. 

Después el alcalde Torres tomó conocimiento y llegó a instalaciones de la Defensoría de la Niñez para  instruir la restitución del menor a su madre adoptiva, con quien se reunió previamente. 

"Sacar a ese niño de su madre es cruel, tiene un año y tres meses, él no entiende de procesos legales. Eso es atentar contra los derechos del niño, aquí hubo un abuso de autoridad y nosotros estamos para proteger a las personas y no para agredir", expresó la autoridad edilicia. 

Torres ordenó el despido de las dos funcionarias por vulnerar la normativa y que eran de la anterior gestión.

El niño volvió a los brazos de su madre adoptiva en medio de lágrimas y aplausos de sus familiares que habían instalado una protesta en inmediaciones de la Defensoría de la Niñez, dependiente del Gobierno Municipal de la ciudad de Tarija.

"Agradezco al alcalde por demostrar que es un verdadero ser humano por devolverme a mi niño, a quien lo crie desde los 6 meses de nacido, El pasar una noche sin saber de mi hijo fue lo peor y no sabía que estaba haciendo sin nosotros. Ahora por fin dormiré tranquila con mi bebé", afirmó la madre adoptiva, Jéssica Ortiz.



Comentarios