Escucha esta nota aquí

Cansada de reclamar mayor atención de las autoridades nacionales, la alcaldesa de Guayaramerín  (Beni), Helen Gorayeb, se trasladó hasta la sede de gobierno para hacerse escuchar. Aún así, a pesar de ser ignorada por diversos ministerios, Gorayeb persiste en su pedido de ayuda sanitaria para su municipio, golpeado por el coronavirus.

Llegó el lunes a La Paz con la esperanza de encontrar soluciones reales a la crisis sanitaria que se vive en Guayaramerín. Con los hospitales y el centro de atención Covid colapsados, muchos habitantes permanecen en sus casas a pesar de la enfermedad.

Por el momento, solo se ha reunido con un asesor del Ministerio de Salud, quien le pidió “paciencia” para programar el encuentro, asegura Gorayeb. La alcaldesa asegura que basta una hora para explicar la situación que se vive en el municipio y encontrar una solución.

Por el contrario, observa “falta de sensibilidad para apoyar a Guayaramerín en el tema de salud”.

La crisis económica que afecta al municipio beniano ha derivado en la declaratoria de desastre sanitario aprobada el día de ayer. 

Gorayeb señala que las arcas municipales no cuentan ni con recursos para pagar los sueldos. Ante este panorama, ha optado por acudir a La Paz y reclamar los “recursos económicos que nos corresponden y otros  adicionales que nos permitan hacer frente a las emergencias”.

La burgomaestre apunta a la cancelación de los pagos correspondientes al POA del 2020 y 2021, que han sido retenidos.Solo desde  enero hasta ahora se acumulan 4.5 millones de bolivianos que nos permiten proveernos de equipamiento sanitario para ayudar a nuestra población”, dice.

Gorayeb reclama que “no puede ser que no nos dediquen una hora para que mostremos la realidad económica y nos den solución inmediata. No hay mucho misterio”.

Desde anoche, la delegación se ha reforzado con la presencia de la presidenta del Concejo Municipal, Janett Cuéllar, y la participación de tres concejales más, que se unen a la directora municipal de salud, Ninoska Adorno, y la representante de control social, Ana Laura Rodríguez.

Falta de oxígeno

La emergencia sanitaria que se vive en Guayaramerín se ve reflejada en la escasez de oxígeno. El hospital municipal necesita 80 tubos de oxígeno diarios para atender a los más de 40 pacientes en estado grave. A ellos, se suman los pacientes de la sala Covid y “mucha gente que se hace atender en sus domicilios por miedo al hospital y también reclaman oxígeno”, puntualiza Gorayeb.

Actualmente, la situación económica del municipio solo permite la adquisición de 20 tubos diarios de oxígeno, una cantidad insuficiente para los requerimientos sanitarios.

El incremento de casos de Covid-19 ha colapsado el sistema de salud de Guayaramerín. En la pasada semana se reportaron 450 casos positivos, cuando el promedio hasta entonces no superaba los 100 casos semanales. La letalidad reporta cifras más reducidas que en la primera ola, aunque no deja de ser preocupante que bordee los tres decesos por día.

Comentarios