Escucha esta nota aquí

Un equipo del diario EL DEBER acompañó a bomberos, comunarios y voluntarios que extreman esfuerzos para apagar los incendios en el municipio chuquisaqueño de Macharetí. Hay lugares inaccesibles para los motorizados por lo que, quienes combaten las llamas, deben realizar largas caminatas para acarrear agua en bidones desde los riachuelos.

El fuego ya ha ingresado a seis comunidades y afectado la producción agrícola, ya castigada por la sequía y la plaga de langostas, informó la alcaldesa Evangelina Jérez. Además, el fuego está avanzando hacia los cultivos de los pobladores, también está expandiéndose hacia las serranías, una de ellas, la del Aguaragüe.

"Si no hay ayuda aérea para apagar los incendios se nos va a quemar toda la serranía", afirmó la autoridad edil a tiempo de pedir encarecidamente al Gobierno nacional intervenir con aeronaves.

Dentro de poco, agregó Jérez, ya será humanamente imposible llegar hasta los incendios. Agregó que su municipio ya se ha declarado en emergencia y desastre, al igual que la Gobernación de Chuquisaca, por lo que ahora espera que el Gobierno central asigne recursos para mitigar el fuego.

Hasta este viernes, 2 de octubre, la Gobernación de Chuquisaca había contabilizado más de 1500 incendios activos en ese departamento.