Escucha esta nota aquí

Milena Soto, integrante de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC), fue nuevamente aprehendida ayer, tras el allanamiento de su domicilio, en el que cumplía detención domiciliaria desde el 5 de agosto.

La intervención de la Policía Boliviana surge dentro de otro proceso, donde es acusada por la presunta comisión de los delitos de asociación delictuosa, racismo y discriminación. Antes, ya fue imputada por los daños a la Fiscalía General del Estado en 2019.  

La activista publicó dos videos en su cuenta en Facebook donde se observa la inspección de personal de la institución del orden y el Ministerio Público. Posteriormente, la notifican con la orden de mandamiento de aprehensión en su contra.

“Tengo un mandamiento de aprehensión, yo voy a colaborar, no me han dicho de qué caso es. Yo he estado con detención domiciliaria y he cumplido correctamente. Me voy a someter”, aseguró la activista entre sollozos.

La transmisión:


La integrante de la RJC responsabilizó al viceministro de Régimen Interior y Policía, Nelson Cox, y al ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, por lo que le pueda ocurrir a su hijo.

La aprehensión de Soto se dio luego de que recibiera, el jueves, la visita de la presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos (APDHB), Amparo Carvajal, y de Carolina Ribera, hija de la expresidenta Jeanine Áñez.

Comentarios