Escucha esta nota aquí

"La narrativa de la mentira nuevamente muere ante los principios de democracia, verdad y justicia", dijo Luis Almagro, secretario de la Organización de Estados Americanos luego de que el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) aclarara que esta institución no realizó el informe que ponía en duda la auditoría de la OEA sobre el fraude en Bolivia.

Las palabras de Almagro refuerzan lo que antes expuso la organización que representa pues fue parte de su equipo quien elaboró y validó dicho informe en el que se daban indicios de que sí hubo manipulación en el resultado que dio como ganador al MAS, de Evo Morales.

Ahora se supo que quienes refutaron esta auditoría -John Curiel y Jack R. Williams- fueron contratados por el Centro de Investigación en Economía y Política (CERP), una institución vinculada al chavismo venezolano.

Tuvo el MIT que enviar una carta a la Embajada de Bolivia en EEUU para aclarar que dicho artículo, que fue publicado en el diario Washington Post, no fue formulado por ellos y que las personas que lo elaboraron son solo empleados de esa institución.

La OEA siempre defendió su auditoría

Gonzalo Koncke, jefe del gabinete del secretario general de la organización, Luis Almagro, había dicho a EL DEBER que el artículo presentado por los investigadores "no es honesto ni está basado en hechos", añadió que "no es exhaustivo y, sobre todo, no es científico".

Lo que dijo MIT

"Con la libertad académica como principio, los investigadores son libres de publicar y expresar sus opiniones a título personal", sostiene la carta y dice que eso no necesariamente refleja la posicion del MIT, por lo que piden que sea atribuido al CERP.

Comentarios