Escucha esta nota aquí

En seis meses, la tendencia de la preferencia electoral se modificó en los porcentajes, pero no en los lugares de los candidatos con el MAS en el primero, seguido de CC en segundo y Juntos en tercer puesto. Según los analistas políticos la definición de la elección del 18 de octubre estará de nuevo en manos de la clase media.


“El sector de la centroderecha multipolar reparte su voto entre la clase media y el sector urbano y ahí tiene votos extremos y votos blandos que se reparten entre todos y hay lógicas diferentes para observar la composición del voto. En la izquierda, la lógica es unipolar, está todo agrupado en torno al Movimiento Al Socialismo, entonces esto le ofrece una ventaja de poder”, dijo el analista Jorge Richter.


Mientras que otro estudioso del comportamiento político, Ludwing Valverde, aseguró que la definición estará en los votos de la denominada clase media; refirió que ese segmento electoral refleja el voto nulo y de indecisos que señala la encuesta.


“La clase media va a jugar un rol muy importante, no solamente por su presencia y la cantidad demográfica que en este momento existe, en el país 7 de cada 10 bolivianos viven en las ciudades, sino porque muchas de las razones que explicarían la caída de Evo Morales se encuentran justamente en la clase media”.


Su colega Paul Antonio Coca afirmó que estas encuestas reflejaron la reducción de la preferencia en los tres primeros lugares, MAS, CC y Juntos como consecuencia de la pandemia que azota al país.


“Encontramos un fenómeno interesante, muestran la situación de la pandemia, el apoyo firme que tenían ciertos candidatos, esto ha hecho que la persona prácticamente está esperando a tomar la decisión hasta el último minuto sobre a quién va a apoyar con su voto”, dijo Coca.


Revisión


Según Richter es necesario mirar la composición del voto, tener una mirada retrospectiva de lo que ha significado del pasado inmediato de los candidatos y la primera sería la gestión de nueve meses de Jeanine Áñez y su manejo de la pandemia.


En el caso de Luis Arce se evalúa su presencia como ministro de Economía en el Gobierno de Evo Morales y aparentemente no lo golpearon los dos últimos hechos; el bloqueo de caminos y la acusación de pedofilia contra el jefe nacional de campaña, Evo Morales.


En el caso de Carlos Mesa, la retrospectiva es mucho más lejana porque su gestión de gobierno se remonta a 16 años y no es como sus principales contendores.


Coca dijo que hay departamentos, especialmente La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, que son las regiones decisivas a la hora de elegir al presidente. En ese campo el MAS está aprovechando la dispersión de los candidatos apoyado también en la cantidad de indecisos; “el segundo aspecto es que está sabiendo manejar el voto rumbo a la segunda parte del proceso electoral, ante una eventual segunda vuelta.


La Asamblea


De acuerdo con la encuesta de Ciesmori, difundida por Unitel, el MAS podría obtener 18 senadores; mientras que Comunidad Ciudadana alcanzaría 11; el gobiernista Juntos lograría cinco y Creemos de Fernando Camacho, dos senadores.


Coca cree que estas cifras revelan que en la composición del legislativo y sacando un poco los uninominales, es una votación complicada. “Entendemos que el MAS está apostando a tener más curules en el Legislativo y desde ahí tomar las decisiones, tal como está pasando el día de hoy”, subrayó.


Valverde explicó que este escenario generará espacios de alianza entre las fuerzas políticas que lleguen al Legislativo y que pueden enfrentar al MAS. Censuró el hecho de que pese a todas las señales desde principios de año, ninguna fuerza se anime a brindar el apoyo al mejor ubicado e insisten en continuar en carrera electoral.