Escucha esta nota aquí

Fue dura. La presidenta Jeanine Áñez afirmó este martes que las acusaciones por actos de pedofilia son “imperdonables” y aseguró que no quedarán en la impunidad, en referencia a las dos denuncias que existen contra Evo Morales, por haber mantenido, supuestamente, relaciones con menores de edad, llegando a procrear una hija.

Durante un acto público en Tarija, la jefa de Estado afirmó que dichos procesos causan vergüenza internacional y lamentó que el entorno del líder cocalero hubiera encubierto ese tipo de comportamiento.

“Todos esos actos deben ser castigados, nosotros estamos por el respeto a las mujeres, a los niños, pero habíamos tenido un presidente que se guardaba todo eso, no quedará en la impunidad, es una actitud imperdonable e indignante para todos los bolivianos”, afirmó la autoridad.

La mandataria condenó esos hechos, que relacionan al jefe del MAS con una adolescente de 15 años, que quedó embarazada, y otra joven, que ahora tiene 19 años, quien fue descubierta usando como si fuera particular un motorizado oficial de la Gobernación de Cochabamba.

Morales, ante las denuncias, se limitó a indicar el domingo que no comparte el uso político de mujeres, afirmando que en época electoral “llueven” ese tipo de acusaciones y recordando que en 2014 se lo acusó de haber dejado embarazada a una mujer de 55 años.

Desde el MAS se toma distancia ante el escándalo. Su actual candidato, Luis Arce, aseguró ayer que los casos nada tienen que ver con ese partido, mientras que otros legisladores afirman que son temas “particulares” que deben ventilarse en la justicia.