Escucha esta nota aquí

La presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, cumple hoy 10 meses como máxima autoridad del país y emitió un mensaje en el que proyecta que el Estado mantenga la política de entrega de bonos y labores abocadas a reforzar el sistema de salud público. Dijo que concluye una etapa de grandes crisis para el país y que se debe mirar al futuro con objetivos claros comunes como la democracia y la salud.

"Han sido 10 meses durísimos, pero han sido 10 meses donde hemos forjado el espíritu de la nación boliviana, han sido 10 meses donde hemos ganado la guerra, donde todos han tenido que luchar para salir adelante y donde hemos luchado juntos y vamos a seguir luchando, porque, aunque ha pasado lo peor, esta batalla aún no termina", manifestó la Jefa de Estado.

Áñez asumió el mando de la Nación tras la salida del expresidente Juan Evo Morales del poder, quien renunció al cargo en noviembre de 2019 tras la crisis política y social desatada por un supuesto fraude electoral. Hoy el líder masista se halla en calidad de refugiado en Argentina y vetado de participar en los comicios de octubre, debido a las irregularidades en su postulación.

"Voy a sostener esa red (de bonos). Voy asegurarme, desde donde me toque, que el Estado boliviano siga entregando los bonos que ya entregamos este año  (...). Voy a trabajar día y noche para hacer de nuestro país una sociedad fundada en la solidaridad, los bonos y la ayuda mutua de unos con otros", expresó la mandataria.

Durante la emergencia sanitaria del coronavirus, el Estado gestó una política de entrega de tres bonos (Bono Universal, Bono Familia y la Canasta Familiar) para aliviar a las familias y grupos vulnerables, cuya economía se ha visto afectada por la pandemia.

En este sentido, Áñez convocó a la población a hacer frente a un futuro que se debe construir entre todos (con participación, democracia y respetando la ley) y que lo único a lo que hay que temer es a la indiferencia y a los tibios y miedosos. "El futuro no se construye ni con miedo, ni con tiranos", enfatizó.

La presidenta agregó que el futuro también se proyecta enfocado en el tema de salud y buscando que el 10% del presupuesto estatal se aboque a resolver el tema sanitario, como no lo hicieron otros países.

"Aún tenemos la lucha contra el virus, por la reactivación y el empleo, y la lucha contra el tirano, porque el tirano Evo Morales intentará volver para tumbar a este Gobierno y al siguiente, pero mientras yo esté en esta Presidencia quiero garantizarles algo: ese señor (Juan Evo) solo va a volver a Bolivia para dar explicaciones a la justicia", sentenció.

Según la mandataria, tales explicaciones se centran en la violación de derechos humanos, por fraude electoral y por haber cometido abuso sexual contra mujeres bolivianas y menores de edad, por lo que prometió que la figura masista pagará ante la ley.

"Vamos a salir adelante, el camino para construir un futuro mejor está comenzando. Vienen tiempos mejores, el nuestro es el camino del bienestar y los bonos, el camino de la salud, de la tranquilidad, la democracia, la productividad, el empleo y de la unidad de Bolivia. En suma, el camino de las familias bolivianas. Quiero y puedo estar a la altura de ese desafío. Gracias por haberme acompañado hasta aquí", concluyó.