Escucha esta nota aquí

A través de una carta publicada a las 16:11 en su cuenta personal de Twitter, @JeanineAnez, la expresidenta pidió a los observadores internacionales de los diálogos de noviembre de 2019 confirmar los datos que figuran en la "memoria" que publicó la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) sobre esos hechos.


“Solicito encarecidamente y en honor a la verdad, a la embajada de España, la Unión Europea, Naciones Unidas y la embajada de Brasil tengan a bien confirmar la plena veracidad de los hechos revelados por la Iglesia Católica”, señala el comunicado de dos páginas que publicó en su cuenta la exdignataria.


Ayer, el expresidente, Jorge Tuto Quiroga, también exigió a los diplomáticos acreditados entonces y que asistieron a las reuniones en la Universidad Católica, pronunciarse para poner fin a este conflicto que ya lleva más de 90 días, desde la aprehensión de Áñez en Trinidad.


A través de su carta, Áñez reiteró que la Iglesia Católica había consultado si quienes estaban habilitados constitucionalmente para una sucesión presidencial estaban en disposición de hacerlo según deja claramente establecido en el documento que acaba de publicar, refiere y añade otros párrafos de la memoria que publicaron los prelados.


La dirigencia del MAS ya se pronunció sobre ese documento eclesial y lo descalificó abiertamente. Evo Morales calificó como un “comunicado político” este pronunciamiento del clero y la exministra Teresa Morales dijo que ese documento tenía falsedades.


Según Áñez, lo sucedido en noviembre de 2019 era la única salida posible al problema que existía y por tanto, se tomó la mejor opción que ofrecían las circunstancias. Tal como sucedió en 2003 cuando la bancada del MNR tuvo que retroceder frente a sus exaliados que aprobaron la carta de renuncia de Gonzalo Sánchez de Lozada.


Para la expresidenta, el comunicado de la Iglesia dejó “en claro” todo el proceso y por esa razón pide que la dejen defenderse en libertad. “Ahora que todo está claro exijo a los jueces y fiscales que han pisoteado la Constitución y las leyes mancillando el nombre de la justicia ordenen mi inmediata libertad y me permitan asumir mi defensa en libertad tal como debe suceder”, señala la parte final de la carta.


 



Comentarios