Escucha esta nota aquí

A las 09:20 de este sábado, la expresidenta Jeanine Áñez fue trasladada de celdas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) a dependencias de la Fiscalía en La Paz, para que declare dentro del proceso que se le sigue por el caso del supuesto “golpe de Estado”.

La mujer responsabilizó al Movimiento Al Socialismo (MAS) por el “abuso” que sufre, tras ser aprehendida pasada la medianoche en Trinidad (Beni), arribar a dependencias de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) en El Alto y llegar minutos después de las 04:00 a la Fuerza Anticrimen.

“Es un atropello absoluto, nos están acusando de ser cómplices de un supuesto golpe, algo que no tiene ni pies ni cabeza, y que simplemente es un amedrentamiento absolutamente político”, denunció en contacto con medios de comunicación al abandonar las celdas policiales.

La mujer es acusada de la presunta comisión de los delitos sedición, conspiración y otros, tras una denuncia de la exdiputada del oficialismo, Lidia Patty, que identifica al menos 13 personas que ocuparon distintos cargos en el Gobierno de transición.

“El MAS en su conjunto está detrás de esto, es un absoluto atropello, un irrespeto. Seguro que sí acudiremos a instancias internacionales. Que respeten las leyes, que respeten mínimamente el estatus de una expresidenta”, abogó la exmandataria.

Enfatizó que ella llegó al poder tras la renuncia de las autoridades del ‘instrumento político’ en medio de la convulsión social por las irregularidades en los comicios de 2019 y aseguró que su mandato fue reconocido por todos los organismos internacionales.

Comentarios