Escucha esta nota aquí

La presidenta del Estado, Jeanine Áñez, pidió una semana de plazo para definir su respaldo a alguna de las siete candidaturas que quedaron en la carrera electoral. Dijo que escuchará a la gente y que las redes sociales y las encuestas no definieron nada.


“Esa es la idea, nosotros nos tomaremos una semana más para escuchar al pueblo, más allá de las encuestas que las respeto muchísimo, pero creo que las redes sociales, las peticiones por parte del pueblo, las tenemos que escuchar y en esa dinámica estamos, yo creo que tenemos un tiempo pertinente, en una semana más tendremos las cosas más claras”, dijo la presidenta en una entrevista concedida a la cadena CNN.


Hasta ahora, las encuestas colocan a Luis Arce Catacora del MAS y a Carlos Mesa (CC) como los candidatos más votados. En tercer lugar está el excívico, Fernando Camacho y en cuarto lugar aparecía la candidatura de Jenaine Áñez, que hace dos semanas decidió declinar su candidatura.


La mandataria afirmó que en este tiempo escuchará las voces y las inclinaciones de todos los candidatos que tengan “mayores oportunidades de derrotar a Evo Morales” y añadió que sería muy triste que toda la lucha de la gente que estuvo en las calles en octubre y noviembre sea en vano permitiendo el retorno del masismo.


En su criterio, el 70% de la población no quiere que el MAS retorne al poder y por tanto unificará su voto en torno al candidato mejor ubicado. 


Tanto la presidenta como la dirigencia que la postulaba se niegan a reconocer que el candidato Carlos Mesa es, según los sondeos, el que tiene mejor posibilidad de derrotar al MAS.


Sin mencionar la forma, Áñez dijo que están preparados para enfrentar una nueva convulsión que puede desatar el MAS en caso de no salir ganadores, habló de “los esfuerzos necesarios” para evitar que el país entre en una espiral de violencia después de los comicios.


En ese sentido demandó que el MAS respete el resultado de las urnas y dijo que como gobierno ellos respetarán lo que digan los ciudadanos con su voto. “Nosotros somos democráticos, vamos a respetar los resultados y el MAS debe respetar los resultados aunque les sean adversos y esperamos sea así (que el MAS sea derrotado), en política hemos madurado muchísimo”.


Ortiz


Respecto del exministro Óscar Ortiz, aseguró que ella como presidenta tiene la tuición de elegir a sus colaboradores. Tal como hizo en la jornada, agradeció la colaboración del exministro y dijo que ahora su gobierno ingresa a trabajar para concluir su gestión.


Aseguró que el decreto 4346 que generó las pugnas internas dentro su Gabinete es claro respecto de qué pasos deben cumplirse para devolver la propiedad de esa empresa a los cochabambinos e insistió en que el decreto fue firmado por todos los ministros, incluyendo Óscar Ortiz.


Sobre el también exprocurador, José María Cabrera, dijo que su destitución no se debió a este episodio, sino que su caso ya venía de otros antecedentes que fueron evaluados por el Gobierno, aunque no se refirió a las razones específicas de la destitución.


Los juicios


Áñez dijo estar dispuesta enfrentar la justicia, siempre y cuando esta sea independiente, con las acusaciones de corrupción que hay sobre su gestión, principalmente en el caso salud. Aseguró que ella tiene todos sus descargos y que la gente que fue señalada por esos casos ya fue detenida, incluso aquellos que eran funcionarios suyos.


Aseguró que el MAS es el partido menos indicado para señalar como corrupto a su gobierno y recordó que durante la gestión del masismo, la justicia estaba cooptada por el poder central y todos estaban sometidos. En esas circunstancias las autoridades que eran señaladas como corruptas no solo eran felicitadas, sino premiadas de algún modo.