Los equipos de defensores están entregando las citaciones a los testigos de descargo

8 de febrero de 2022, 20:05 PM
8 de febrero de 2022, 20:05 PM

Mientras la defensa de la expresidenta, Jeanine Áñez, se prepara para el inicio del juicio el 10 de febrero con la presentación de 45 testigos de descargo; la defensa de los militares, Jorge Terceros y Palmiro Jarjuri alistan una demanda contra los jueces si se inician las audiencias judiciales.


“No están dadas las condiciones reales ni las condiciones legales para que se inicie el juicio penal respecto del denominado caso ‘golpe II’ por cuatro razones que incluso pueden llevar a que los jueces sean procesados”, advirtió, Eusebio Vera, abogado defensor de los dos militares.


Mientras que Luis Guillen, que defiende a la exmandataria, dijo que pese a todas sus observaciones existe la decisión de iniciar el juicio el viernes y que ellos se presentarán con todos sus argumentos, entre ellos la presentación de 45 testigos de descargo.


Existen varias vulneraciones, anomalías que debieron ser tratadas la anterior semana, sin embargo, no ha sido así”, lamentó el abogado defensor y dijo que ellos presentaron los incidentes en el tiempo legal y nunca fueron subsanados por el Tribunal que juzgará a su cliente.


Áñez y otros ocho uniformados irán a un proceso penal ordinario a partir del jueves 10 de febrero, acusados de resoluciones contrarias a la Constitución y a las leyes e incumplimiento de deberes. La exmandataria publicó una extensa carta el fin de semana donde denunció las irregularidades de todo el proceso.


Según el abogado Vera, la primera ilegalidad es que antes del inicio de juicio, el juez instructor que atendió la causa debió solucionar todas las observaciones que objetaron las partes y el Tribunal Primero de Sentencia debió exigir ese requisito, pero no lo hizo, por eso los jueces se arriesgan a ser procesados por resoluciones contrarias a las leyes y la Constitución, además de prevaricato.


Vera explicó que los fiscales violentaron el derecho a la defensa de sus clientes porque la imputación y la acusación sucedieron casi en forma simultánea, por tanto, es una clara violación legal. Aseguró que para este proceso existe una expectativa internacional y quedará de manifiesto que el juicio del caso ‘golpe II’ es realmente un proceso político.


Entretanto, Guillén denunció que el Tribunal a cargo del caso debió notificar a todas las partes, tanto a los testigos de cargo como descargo, sin embargo, no lo hicieron y son los abogados defensores los que están entregando las citaciones a sus testigos.