Escucha esta nota aquí

Nuevo discurso político de Jeanine Áñez. La presidenta aprovechó, nuevamente, una intervención pública de gestión para atacar al MAS y a Carlos Mesa. Esta vez lo hizo durante la inauguración del hospital del Sur, en la ciudad de El Alto, que servirá para atender casos de Covid-19.

Casi al final de su alocución, la titular arremetió contra el “instrumento político”, acusando a ese partido de “sabotear de frente” la atención en salud de la población y después rechazó las críticas que cotidianamente lanza el candidato de Comunidad Ciudadana (CC), Carlos Mesa, a quien calificó de “indiferente” ante las necesidades de la población.

Si Carlos Mesa tiene una indiferencia ante los conflictos y las necesidades de la gente, ¡tendrá el valor en un futuro de enfrentar a esta gente violenta que sabotea y criminaliza las necesidades de la gente? Dejo esa pregunta a las familias bolivianas”, afirmó la jefa de Estado.

El martes ya había cuestionado a su rival político por mantenerse “escondido” durante la etapa de convulsión social que vivió el país, también acusó al MAS de buscar “guerra civil” y arremetió contra Evo Morales por las denuncias de estupro y trata y tráfico que encara por las supuestas relaciones que habría mantenido con menores de edad.

Ante la pandemia está el camino de quienes sabotean y lo hacen de frente contra la salud y la cuarentena, que con mucho esfuerzo todos los bolivianos cumplimos, ese camino del sabotaje, de la maldad, del irrespeto por la vida de los bolivianos es el camino del MAS”, agregó Áñez.

La máxima autoridad nacional enfatizó que no rehúye a sus responsabilidades ni se esconde. “Las protestas de hace algunos días eran para que nuestro Gobierno se caiga, pero, como pueden ver, aquí estamos, comprometidos”, remarcó.