Escucha esta nota aquí

El 'quiebre histórico' es el factor al que el presidente Luis Arce Catacora atribuye el freno a las obras del departamento de Beni, es decir, la llegada de Jeanine Áñez que rompió los hilos del llamado Proceso de Cambio y que apunta a arrancar con las iniciativas inconclusas durante la administración de Evo Morales. 

Así lo reflejó el mandatario en los actos de celebración del 178 aniversario del departamento de Beni y expuso que, pese a la crisis que atraviesa el país y a la merma en los ingresos, principalmente por la emergencia sanitaria del coronavirus, se hará lo posible por cumplir y dar continuidad a las obras que se estaban ejecutando por la anterior administración masista.

Y es que el departamento de Beni tiene una serie de demandas que esperan por ser cumplidas. El propio Arce reconoció que existe el reto de salir de la crisis y prometió respaldo y cooperación a las exigencias de los benianos.

"Hay escuelas, carreteras y hospitales que han quedado inclusos por el 'quiebre histórico' que hemos tenido en la gestión de Gobierno.  A todos los benianos y benianas, disculpas ajenas por el perjuicio y por no haber continuado el desarrollo que ahora en nuestro gobierno lo vamos a hacer", apuntó Arce.

Del mismo modo, el mandatario también expuso, en otro acto, que el camino para salir de la crisis económica es la industrialización de las actividades productivas regionales y también adelantó la reactivación de la hidrovía Ichilo-Mamoré, como iniciativa para integrar a este departamento con el resto del país.