Escucha esta nota aquí

En el hemiciclo celebrado este jueves en Bruselas (Bélgica) entre la ministra de Relaciones Exteriores, Karen Longaric, y la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo, la autoridad boliviana se refirió al proceso político que se lleva adelante en el país y que tiene como punto clave las elecciones general del 18 de octubre. Resaltó la búsqueda de pacificación de Bolivia y el proceso de garantías para unos comicios democráticos y con reglas claras.

"Cumplimos con Bolivia para el 18 de octubre y el apoyo de la Unión Europea (UE) fue trascendental en el proceso de pacificación. Este Gobierno de transición (comandado por Jeanine Áñez) se propuso defender las políticas de participación de los pueblos indígenas y respetar los derechos humanos, así como el fortalecimiento de instituciones democráticas", resaltó la canciller.

La autoridad dijo que es un momento crítico para la historia democrática de Bolivia y por eso se requiere la asistencia de la UE. Manifestó que, pese a las dificultades, Bolivia puede ser un ejemplo al haber superado un fraude electoral (en 2019), un "gobierno totalitario", y señaló que está en manos de la población consolidar la democracia.

Longaric indicó que el próximo gobierno boliviano necesitará el apoyo de la UE, puesto que se ve con admiración y esperanza lo que en Europa se construye, y que está relacionado al respeto y el deseo de la democracia y la paz.

"Estas elecciones se van a celebrar en un marco de transparencia, de libertad y de inclusión absoluta, en ese sentido el partido que gane las elecciones obviamente que va a gobernar, esperemos en democracia, en libertad y con la aceptación del pueblo", expresó la canciller.

A las cuestiones de los eurodiputados, la autoridad sostuvo que las autoridades electorales y todo lo que compete a este órgano boliviano cuentan con el respaldo y el visto bueno de la Asamblea Legislativa, dominada principalmente por diputados del Movimiento Al Socialismo (MAS),partido que está participando plenamente de las elecciones.

Referencia a la anterior administración

Además, la canciller recordó que Evo Morales llegó al gobierno boliviano con promesas de cambio al país y "no las cumplió", y que los 14 años de gobierno del MAS estuvieron marcados por narcotráfico y corrupción. También recordó que Morales ejerció poder absoluto sobre todos los poderes del Estado y que no tuvo reparos para reprimir a sus opositores, entre ellos pueblos indígenas y movimientos sociales.

Asimismo, expuso que la salida de Evo del poder se dio porque hubo una crisis institucional por el fraude electoral del MÁS. Luego, indicó que hay quienes hablan de golpe de Estado porque el comandante de las FFAA se pronunció sobre el fraude. El pronunciamiento de las FFAA fue hecho en el marco de la ley 1405 de Bolivia, que señala que las atribuciones y responsabilidades del alto mando militar son analizar las situaciones conflictivas para sugerir a quienes correspondan las soluciones apropiadas y por eso se sugirió a Morales dejar el poder.

"Después de la renuncia de Morales ninguna autoridad quiso asumir la responsabilidad de conducir el país. Pero Jeanine Áñez aceptó el desafío con la valentía y patriotismo de las mujeres bolivianas, asumiendo la Presidencia por sucesión constitucional", remarcó.

Longaric concluyó expresando que se requiere el apoyo de la UE y que el 18 de octubre se elegirá a un nuevo gobierno en Bolivia de manera libre y transparente, donde el protagonista será el ciudadano y con la participación incluida de quienes "propiciaron el fraude".

 Momentos de tensión

El cara a cara de la jefa de la diplomacia boliviana con los miembros de la Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo tuvo ciertos momentos de tensión, ya que se le cuestionó la postura respecto a lo que sucede en la actual coyuntura de Bolivia. 

Además, los parlamentarios europeos indicaron que no esperaban que Longaric se refiera a Evo Morales y a los hechos ocurridos en el 2019 (respecto al paro cívico de 21 días). Sin embargo, la canciller ratificó sus argumentos y explicó la manera en la que se llevan adelante los comicios, con el visto bueno del masismo.

En respuesta a las inquietudes de los eurodiputado, la autoridad boliviana también aclaró que la realización y verificación de las elecciones no depende del Órgano Ejecutivo, sino del Órgano Electoral, que es (una entidad) independiente y cuyas autoridades fueron elegidas por la Asamblea Legislativa, que es su mayoría tiene integrantes del MAS. Y así como las autoridades electorales fueron elegidas por el masismo, también se dio algo similar en otros espacios como el Poder Judicial, según Longaric.

Además, respondiendo a las críticas les dijo que este espacio fue gestado para hablar de democracia y por eso la necesidad de testimoniar un momento histórico de Bolivia y aclarar que en Bolivia se violaron los derechos indígenas y los derechos humanos durante el gobierno de Evo Morales.

"¿De qué golpe de Estado se habla en Bolivia si los poderes siguen conformados con lo del anterior gobierno?", apuntó Longaric, a tiempo de exponer que ha sido difícil preservar un clima democrático pacífico. Lamentó que los parlamentarios europeos desconozcan estas situaciones.

Además, aclaró que el MAS está participando con plenitud en los comicios generales y que es el pueblo boliviano es el que no quiere y se resiste a que Evo Morales retorne al poder, al ser sinónimos de abuso, atropello y totalitarismo.

"Estoy segura que si gana el MAS, esa realidad sabrá aceptarla el pueblo y obviamente habrá una participación democrática lógica. Lo que no se respeta es el totalitarismo y la delincuencia de un gobierno mezclado con el narcotráfico y crimen organizado. Eso no se respeta ni quiere el pueblo boliviano", concluyó la ministra.

Los cuestionamientos de los eurodiputados

"Usted viene aquí para hablar de elecciones que preocupan y las garantías que se deben dar  a un país con una etapa traumática. Pero se dedica a cargar contra un partido político (el MAS). Hoy no discutimos aquí quién no debiera ganar las elecciones y parte de su intervención parecía indicar eso", le dijo el eurodiputado, Javi López.

La misma línea siguió la nacionalista vasca Izaskun Bilbao, quien consultó si se han construido las garantías de las elecciones generales del 18 de octubre y si se va a respetar el resultado si no hubiera alternancia, es decir, si nuevamente ganara el masismo.

A su turno, Idoia Villanueva pidió a Longaric dar apoyo a la comisión de expertos de la Unión Europea (UE), que llegó en los últimos días a Bolivia para observar el proceso electoral, y que el Gobierno transitorio boliviano sepa llevar a cabo y reunir los mecanismos para una elección justa.

En contraparte, el parlamentario José Ramón Bauzá ofreció ayuda a Bolivia, al igual que Gabriel Mato, quien resaltó que es hora de que Bolivia deje atrás los episodios opacos de 2019 y se superen las divisiones internas, puesto que es un momento clave para el futuro en el que se debe promover la construcción democrática desde la sociedad civil. Dijo que todo el proceso debe celebrarse sin injerencia externa.

"A pesar del contexto difícil que esta afectando a todos los países, la UE sigue al lado de Bolivia para ayudar a lograr su objetivo en elecciones democráticas y creíbles, por eso hay una misión reforzada de expertos", agregó Isabel Santos, otra de las eurodiputadas que participó del hemiciclo.