Escucha esta nota aquí

Los constantes cortes en la ruta que conecta a Santa Cruz con Beni preocupan a las autoridades benianas y por eso analizan alternativas para evitar mayores golpes a su economía. El gobernador beniano Alejandro Unzueta planteó la necesidad de retomar la construcción de la carretera por el Tipnis para unir Beni y Cochabamba, y de esta forma reabrió el debate.

Este proyecto carretero, que quedó en pausa debido a diferentes factores, plantea construir una vía a través de las poblaciones de San Ignacio de Moxos y Villa Tunari, pero con un enfoque distinto y que ya está en desarrollo.

“Bloquean Cuatro Cañadas, Guarayos, Pailón y San Julián. Todo el tiempo el Beni viene sufriendo estos bloqueos que lo único que hacen es paralizar nuestra economía a título de hacerle daño a Santa Cruz. Beni es más cada vez una potencia arrocera que Santa Cruz, aunque aún no contamos con silos y nuestros productores salen hasta Okinawa para almacenar su arroz; por eso planteé la opción de pedirle al Gobierno que inicie un nuevo estudio para considerar la vinculación con Cochabamba”, manifestó a la red Erbol.

Indicó que la Cámara Agropecuaria del Beni ha expresado su conformidad con la propuesta de retomar el proyecto carretero a fin de acceder a los mercados de occidente y salir hacia Perú con granos y carne, tema que fue puesto sobre la mesa en un conversatorio impulsado por la Gobernación beniana.

La diferencia con el proyecto frenado durante el gobierno de Evo Morales es que este quiso levantar la intangibilidad del Parque, algo que la Gobernación del Beni no lo comparte y rechaza.

Además, la autoridad beniana ​resaltó que esta propuesta tiene las garantías de la confiabilidad bajo todas las condiciones climáticas, reducción de los costos de transporte, mayor acceso a los mercados, nuevos centros de empleo, mayor acceso a la atención médica que hoy deben transportarse casi 800 km desde San Ignacio hasta las comunidades del Territorio Indígena- Parque Nacional Isiboro Securé (Tipnis), entre otras que ayudarían al desarrollo de economías indígenas. 

A esto también se suma otro anhelo, el que Beni sea parte del Corredor Bioceánico y se convierta en una opción de los empresarios brasileños que pueden ahorrarse 1.200 km de recorrido para salir al Pacífico.

Comentarios