Escucha esta nota aquí

Este sábado, entre las 16:00 y las 17:00, partirá desde el aeropuerto de Viru Viru, en Santa Cruz, un vuelo chárter de una línea aérea con matrícula española que llevará de retorno a Europa a 427 personas, de ellos 212 son ciudadanos franceses, y a otros 215 europeos, principalmente italianos y belgas, en su mayoría turistas, que quedaron retenidos en Bolivia tras la declaratoria de cuarentena general en contra de la pandemia del coronavirus, emitida por la presidenta Jeanine Áñez.

La gestión fue iniciada por la embajada de Francia, luego apoyada y gestionada junto con la Unión Europea (UE). De hecho, el embajador de la UE en La Paz, León de la Torre, dijo esta semana que para el vuelo que se llevará hoy al menos 400 alemanes, como para el francés, de mañana, se utilizó un mecanismo de coordinación y cofinaciación de vuelos, que se activa en casos como este

De la Torre y el embajador de Francia estuvieron en contacto con la Cancillería boliviana, primero para gestionar que salgan vuelos pese a la cuarentena, y segundo, para que el Gobierno boliviano autorice el traslado terrestre de los pasajeros para concentrarlos en Santa Cruz.

Según la UE, hay más de 1.000 europeos que están retenidos en territorio boliviano. Se adelantó que la próxima semana se realizará otro vuelo. Este viernes por la noche partirán al menos 400 ciudadanos alemanes en una aeronave. La UE y la embajada francesa anunciaron que en este segundo operativo, que se realizará el sábado, viajarán 427 personas y seguirán haciendo las gestiones para más vuelos, "mientras haya demanda de ciudadanos europeos".

La delegación francesa anunció que este sábado por la mañana, entre las 8:00 y las 9:00, partirá desde el aeropuerto de El Alto un vuelo de BoA con 130 viajeros. También por la mañana, otro grupo de europeos se trasladará a Santa Cruz desde el aeropuerto de Alcantarí, en Sucre. Se anunció que otro grupo, que espera en Cochabamba, deberá esperar al vuelo chárter programado para la siguiente semana.

También se informó que en este caso, una buena parte de los turistas, con un permiso gestionado por la UE, se trasladaron por tierra desde distintos puntos del país. Uno de los lugares más frecuentados por los europeos es el salar de Uyuni, que está en Potosí. El otro fue Samaipata, en Santa Cruz.

Las fuentes diplomáticas y el Gobierno garantizaron que este vuelo llegará vacío, como ocurrió con el alemán, e incluso invitaron a los medios de comunicación para que tomen imágenes de su llegada, en la madrugada del sábado, para corroborar esa situación.







Comentarios