Escucha esta nota aquí

EL DEBER, constató la presencia de tres afiches sobre la carretera a Viacha pegados en forma dispersa. En el lugar del primer afiche hay un control de media docena de policías que no conocían de su existencia y sólo controlan si los pocos vehículos que llegan tienen permiso o la razón de circulación.

Este cruce de vías está alejado del centro de El Alto. Los otros dos afiches están sobre la carretera a Viacha. La búsqueda de estos afiches se extendió incluso hasta la conflictiva zona de Senkata, pero no había más letreros.​

Cisternas

En la planta de YPFB, en Senkata, solo existe una larga hilera de carros cisternas que esperan cargar combustible y distribuir a los surtidores de La Paz y el interior del país.

Durante los tres primeros días de la cuarentena dispuesta por el gobierno esta zona incluso lucía los puestos de venta de comida en las noches y la Policía incluso fue atacada.

La tarde de este miércoles la situación era distinta. Ya no había comercio, las ferias de la extranca y de Puente Vela estaban desiertas y los comercios cerrados.

Lo mismo pasaba en el denominando cruce a Villa Adela, donde en horas de la mañana había una feria multitudinarias.

La queja de la gente es sobre el costo de los pasajes del transporte público. La restricción hizo que todo se duplicara, tanto en los precios de alimentos como pasaje.

La Ceja de El Alto que lucía con comercio el martes, ahora tampoco había movimiento, pero en las mañanas la policía no puede hacer nada, tal como admitió el comandante regional de El Alto, coronel Tito Lucero, quien dijo que ellos ya no pueden hacer nada, porque los gremiales atacan a la policía si se exige que recojan su mercadería.

Comentarios