Escucha esta nota aquí

El presidente Luis Arce adoptó un discurso confrontador este martes. Advirtió con hacer respetar en las calles la victoria en las urnas del Movimiento Al Socialismo (MAS) y acusó a representantes cívicos de utilizar “grupos criminales” y “mafiosos” para movilizar a la población.

Arce, que participó del ‘wiphalazo’ en Cochabamba, aseguró que la ciudadanía dio un mensaje contundente al no acatar el paro en rechazo al proyecto de Ley Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas y la “persecución política”.

“Tenemos a un pueblo que va a hacer respetar su voto popular en las calles, si no quieren respetar en las urnas, nos vamos a hacer respetar en las calles, hermanos”, afirmó el primer mandatario.

Calificó de “golpista” y “asesina” a la dirigencia cívica del país y condenó los hechos de violencia registrados en Santa Cruz, donde se enfrentaron grupos que acataban la protesta con otros que la rechazaban e instaban levantar los bloqueos.

El discurso:


“Ayer nuevamente los comités cívicos, la derecha golpista, asesina, convocó a paros, nuevamente a que en las calles se maltrate a la gente, lo hemos visto y condenamos lo ocurrido en Santa Cruz, nuevamente el fascismo, el matonaje, porque lo que no ganaron en las urnas lo quieren ganar con grupos mafiosos, criminales, pero hoy también les vamos a decir que no lo vamos a permitir”, acusó.

Lamentó que en el propio oficialismo existan “fracciones” que le hacen el juego a la oposición y demandó “unidad” como requisito indiscutible para “avanzar con nuestro proceso de cambio".

“Ellos no tienen la fórmula para hacerlo, nuestro modelo económico sí la tiene, y en poco tiempo estamos demostrando resultados, eso les inquieta, los vencimos en las urnas, les voncimos en la gestión y los estamos venciendo en los resultados”, remarcó.

El MAS protagoniza este martes masivas movilizaciones en distintas regiones del país, reivindicando la wiphala y respaldando la gestión de Arce. Se prevé que el jefe de Estado también participe de actos similares en La Paz y Santa Cruz.

Comentarios