Escucha esta nota aquí

A la Casa Grande del Pueblo llegaron cartas de alcaldes y gobernadores con pedidos de audiencia para coordinar acciones frente a la crisis sanitaria y económica que atraviesa el país por causa del coronavirus. El presidente Luis Arce respondió ayer como economista y anticipó un año “muy complicado” para los gobiernos locales y aconsejó bajar el gasto corriente en un 30%.

La previsión fue exteriorizada por el jefe de Estado durante una conversación con un variopinto grupo de periodistas. Fue la primera vez que se reunió con comunicadores del país desde que asumió su mandato en noviembre de 2020, aunque el fin de semana fue entrevistado por los medios estatales.

En ese marco, el mandatario instruyó a sus ministros de Salud, Jeyson Auza, y de Economía, Marcelo Montenegro, atender los requerimientos de los gobiernos subnacionales. “Queremos saber qué están haciendo para enfrentar la crisis”, apostilló.

Durante el conversatorio con los periodistas, el jefe de Estado afirmó que la prioridad del Gobierno pasa por suministrar la mayor cantidad de vacunas contra el coronavirus y, de esa manera, encarar la reactivación. “Hay que reunirse con todos para ver ese tema de salud y también el económico”, señaló Luis Arce.

“Irá el ministro de Economía para escucharlos y para saber qué están pensando hacer y ver cómo podemos ayudar en una situación en la que no hay recursos, pues nosotros mismos estamos atravesando por problemas. Hay predisposición para ayudar a los municipios, a todas las organizaciones”, remarcó el mandatario al responder una consulta formulada por EL DEBER.

Un total de 4.962 autoridades regionales, entre titulares y suplentes, juraron el 3 de mayo para renovar el poder regional que fue definido en las elecciones del 7 de marzo, así como en la segunda vuelta del 11 de abril. 

Nueve gobernadores y 336 alcaldes lideran la lista de los actuales responsables locales, pero en un momento marcado por la reducción en la asignación de recursos generados por los tributos nacionales y el Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH).

El 75% de los recursos generados por los impuestos nacionales van al Tesoro General, el 5% a las universidades y el 20% a los municipios. El porcentaje con el que se queda el Gobierno se distribuye a pensiones y Fuerzas Armadas.

Frente a este escenario, la primera reacción de casi todas las autoridades locales fue una invocación a dejar de lado la polarización política que dejó el largo ciclo electoral que vivió el país desde 2019, además de un pronunciamiento de siete alcaldes salientes de las ciudades capitales del país. Esta alerta, que plantea la necesidad de reactivar el debate del pacto fiscal, también reclama por la asignación de competencias que tendrían que ser atendidas por el Gobierno central.

Arce también se quejó. Aseguró que muchos gobiernos locales esperan solo la asignación de recursos de la coparticipación “sin hacer nada” y anticipó que si no se asumen medidas la situación puede ser más crítica. “Ahora, con guitarra es otra cosa. Hay que escucharles para ver qué cosas piensan hacer. Cuando uno recibe el municipio, la gobernación y mira los números, se da cuenta que en algunas alcaldías en octubre van a tener que apagar la luz, cerrar la alcaldía e irse nomás. No habrá plata. Eso tiene que ver con la irresponsabilidad de anteriores alcaldes”, señaló el presidente.

En todo caso, Arce debe liderar el Consejo Nacional Autonómico, una entidad definida por la Ley Marco de Autonomías, sin perjuicio de que se anticipen medidas para atender la crisis provocada por la infección de coronavirus, apuntó el exministro de Autonomías Hugo Siles.

Siles recordó que el mecanismo de debate que existe para todos los niveles subnacionales, incluidos los municipios regidos por normativas indígenas, es este consejo que comenzó a funcionar en 2015 y que hasta 2018 avanzó en el debate del pacto fiscal. “Por ejemplo existen mandatos para modificar leyes como la Safco, así como 25 alternativas de financiamiento” para que los gobiernos subnacionales generen recursos propios.

Cartas

Los alcaldes de La Paz, Iván Arias, y Cochabamba, Manfred Reyes Villa, además de los gobernadores de Santa Cruz, Luis Fernando Camacho y de Chuquisaca, Damián Condori, enviaron sendas notas al mandatario para comenzar con la “coordinación”.

“Tengo la obligación de que haya coordinación, pues ahora estamos en tiempo de trabajo”, puntualizó Condori, tras anticipar que buscará reunirse con “todas las autoridades” y representantes para atender a su departamento.

“Es mejor dejar de buscar excusas y atender la reunión, pues no le buscamos marcar la agenda (al presidente)”, afirmó Camacho la pasada semana cuando solicitó la audiencia con el jefe del Estado.

Reyes Villa dijo que su prioridad será la salud y anticipó una relación que apunte a la cooperación recíproca.


Comentarios