Escucha esta nota aquí

Luis Arce Catacora, delfín del ex presidente boliviano Evo Morales, calificó este domingo como una "acción desesperada" la denuncia presentada por la oposición que puede conllevar la inhabilitación de su partido para los comicios del 18 de octubre por la difusión de sondeos de opinión.

“Todas las acciones que ellos (los partidos opositores) vayan a emprender son acciones desesperadas para enfrentar al MAS", declaró a la prensa el candidato presidencial izquierdista.

A tres semanas de los comicios generales en Bolivia, un Tribunal de Justicia de La Paz admitió un recurso legal  presentado por la senadora, Carmen Eva Gonzáles, solicitando retirar la sigla al Movimiento al Socialismo (MAS) por transgredir la ley que prohíbe a los partidos  difundir  encuestas políticas.

Los resultados de la demanda serán conocidos el próximo 5 de octubre y un eventual fallo favorable a la denunciante dejaría al MAS al margen de la contienda electoral.

“El recurso que se ha planteado en realidad nos fortalece, porque es una evidencia clara de que la derecha sabe que el Movimiento Al Socialismo (MAS) va a ganar y va a ganar de manera contundente en las elecciones”, subrayó Arce.

Antecedentes

El 14 de julio, durante una entrevista en televisión, Arce proporcionó datos de una encuesta interna de su partido que le atribuían una victoria en primera vuelta con una diferencia de 18 puntos sobre el segundo, Carlos Mesa. 

La ley electoral establece que "las organizaciones políticas que difundan resultados de estudios de opinión en materia electoral, por cualquier medio, serán sancionadas por el Órgano Electoral con la cancelación inmediata de su personalidad jurídica".

Arce, exministro de Economía de Morales (2006-2019), es favorito en las encuestas para las elecciones del 18 de octubre.

A fin de evitar sanciones, el MAS presentó una acción de inconstitucionalidad contra el mismo artículo que el mismo partido había usado años atrás para inhabilitar a sus adversarios políticos.  

El Tribunal Electoral dijo que no emitiría fallo alguno hasta que se pronuncie la instancia Constitucional.

Las elecciones presidenciales y legislativas de este año, que fueron postergadas tres veces por la pandemia, reemplazan a los comicios de octubre de 2019, que derivaron en protestas que condujeron a la renuncia de Morales y que luego fueron anulados.