Escucha esta nota aquí

Durante su intervención en la XXVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y Gobierno, impulsada por el principado de Andorra, el presidente Luis Arce enfatizó la urgencia de un acceso equitativo a las vacunas contra el coronavirus para superar la pandemia que afecta al mundo. Además, el mandatario boliviano propuso la búsqueda de soluciones integrales para la crisis económica que conlleva la pandemia.

Arce inició su participación remarcando la "tarea ineludible de levantar en alto las banderas de la defensa de la vida, la igualdad, la solidaridad y la complementariedad”, pero acompañada de una mirada multilateral para superar las crisis sanitaria.

Reiteró la preocupación de Bolivia por la “desigualdad en la distribución de vacunas y su acceso por parte de las naciones del Sur, pues los países ricos acaparan la mitad de vacunas, pero solo representan el 16% de la población mundial".

Arce dijo que el "acceso a la vacuna debe ser visto como un derecho humano" y convocó a las empresas farmacéuticas y los gobiernos para implementar una "cooperación sincera" que facilite la "implementación y divulgación de sus conocimientos y tecnología para que garanticemos un acceso inmediato y oportuno a las vacunas para las personas más vulnerables".

Propuso la vía de la reforma de los derechos de propiedad intelectual como paso fundamental para garantizar el acceso a las dosis. También solicitó la distribución de vacunas por los países que han acaparado más dosis de las requeridas con "aquellos que las carecen".

Economía

La reconstrucción de la economía ocupó una parte sustancial del discurso de Arce. Calificó la crisis económica como "el mayor impacto" que ha producido la pandemia y propone combatir sus efectos "de manera integral, (con la) necesidad imperativa de actuar a nivel global".

La Cumbre Iberoamericana, por primera vez en tres décadas se realiza en Andorra, un pequeño Estado europeo. Debido a la pandemia, casi todos los líderes participaron a través de videoconferencias.

A la reunión, que tuvo un retraso de un año debido a la pandemia, le han precedido reuniones de cancilleres, empresarios y ministros de Salud de los 22 Estados miembro.

Arce celebró la aprobación de dos programas propuestos por Bolivia. Uno promueve el respeto a las lenguas indígenas con la conformación de un instituto iberoamericano que impulse su preservación. 

El segundo programa aprobado cuenta con un enfoque social para prevenir y eliminar la violencia contra las mujeres.


Comentarios