Escucha esta nota aquí

“Obsoleto e ineficaz”, esos fueron los adjetivos que utilizó Luis Arce, para referirse, este sábado, a la Organización de Estados Americanos (OEA). Durante su intervención en la VI Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), el presidente abogó para que se discuta la “transformación” de la instancia regional.

“La OEA actúa contra los principios de la democracia, su creciente injerencia no contribuye a la solución pacífica de controversias, al contrario, las genera, es un organismo obsoleto e ineficaz, que no responde a las necesidades de nuestros estados ni a los principios del multilateralismo, ante ello, es clara la necesidad de fortalecer la Celac”, dijo el mandatario.

Como parte de su mensaje, el primer mandatario destacó la “recuperación de la democracia” en Bolivia y rechazó nuevamente la “injerencia” en la que incurrió la OEA durante los hechos registrados en 2019, cuando el MAS dejó el poder.

“Es fundamental discutir la transformación de la OEA, porque es imprescindible contar con un organismo que funcione de acuerdo a las prácticas democráticas, que sea un espacio de convergencia, articulación y encuentro de países y que responda a la realidad de América Latina y el Caribe, respetando la soberanía y no interfiriendo en los asuntos internos de los estados”, recalcó.

Su intervención:


Arce también abordó la necesidad de continuar con los esfuerzos para continuar con la provisión equitativa de vacunas contra el Covid-19, a tiempo de aplicar medidas que permitan combatir la contracción económica que vive cada nación.

Es necesario construir de manera mancomunada un mundo integrado y equitativo, a partir de la democracia de los pueblos, por la vida, por la paz, por los derechos humanos y los derechos de la madre tierra”, reflexionó.

Insistió en la “importancia y urgencia” de la liberación de patentes y el intercambio de vacunas, para evitar el colapso de la economía, alcanzar la meta de aplicación de vacunas y evitar la muerte de más personas. También mencionó la condonación de la deuda externa, tanto multilateral como bilateral, para países de ingresos bajos, así como la suspensión del pago para países de ingresos medios.

Comentarios