Escucha esta nota aquí

El presidente Luis Arce prometió ayer en Cochabamba abrir los juicos que sean necesarios por las muertes ocurridas en 2019 en Senkata y Sacaba, después de la renuncia al cargo del entonces mandatario Evo Morales, acusado por la OEA de fraude electoral.

Arce aseguró ante miles de militantes del MAS que fueron movilizados hasta Cochabamba, que existen más opositores involucrados en el supuesto golpe de Estado y deben ser procesados. Aseguró que el pedido de justicia no es por odio o venganza, sino es el “afán inquebrantable de justicia” por las familias que quedaron afectadas.

La expresidenta Jeanine Áñez y dos de sus exministros se encuentran detenidos desde el 13 de marzo acusados por los delitos de terrorismo, sedición y conspiración. El proceso fue iniciado por la exdiputada Lidia Patty, del MAS.

Desde Comunidad Ciudadana el diputado Walter Arizaga dijo que están de acuerdo con que se lleve adelante una investigación por todos los hechos en que perdieron la vida personas, pero antes se debe contar con tribunales creíbles y un Órgano Judicial que opere en base a las normas y no que responde a criterios políticos, como ocurre actualmente.

El viernes hubo una reunión de la cúpula del MAS dirigida por el propio Evo Morales con las dos principales autoridades de Gobierno. A este encuentro fueron convocados, al margen de los mandatarios los dirigentes del pacto de unidad y candidatos electos y no electos de todos los departamentos “para evaluar los resultados de las elecciones subnacionales”, decía la convocatoria, pero no se conocieron los resultados de ese encuentro.

Concentración

El MAS llamó hasta Cochabamba a una concentración de sus bases para mostrar el poder de convocatoria que tiene. Desde La Paz, al menos una centena de buses interdepartamentales partió de la terminal terrestre y sus alrededores llevando a funcionarios públicos. Los expertos ven que fue el acto de negación del partido oficialista respecto de las elecciones subnacionales.

“Hemos convocado a una linda respuesta, excelente respuesta, así debe ser cuando es necesario movilizarnos pacíficamente, para demostrar el poder del pueblo, la fuerza del pueblo, para dar energía fuerza al hermano Lucho”, dijo el jefe del MAS, Evo Morales, al terminar su discurso donde él fue el principal orador.

Este evento fue el epílogo de la “evaluación política” que fue convocada por Morales tras las elecciones subnacionales y la derrota que sufrieron en cuatro departamentos en segunda vuelta.

Comentarios