Escucha esta nota aquí

El aniversario de la Confederación Nacional de Mujeres Campesinas Indígenas Originarias de Bolivia “Bartolina Sisa” (CNMCIOB-BS) fue el escenario para el lapsus presidencial, pues el presidente, Luis Arce confundió las pruebas antígenas que están llegando al país con las vacunas que se espera estén disponibles en marzo a territorio nacional.


“Lo que nosotros hemos traído para el pueblo boliviano es una vacuna que en 15 a 20 minutos detecta oportunamente quién tiene el coronavirus, esas cosas no se quieren entender, los cambios de estrategia de identificación, hemos hablado con municipios y gobernaciones para que nos ayuden ahora a generar esos centros de mejoramiento de atención médica, una vez identificados los bolivianos que tengan la enfermedad, porque lo bueno de este test es que detectamos oportunamente y a tiempo otorgamos la medicación correcta. La gente no pierde la vida, hermanos”, dijo en el acto de celebración de las mujeres campesinas.


Ayer, las estadísticas del Ministerio de Salud mostraron que Bolivia alcanzó un nuevo récord de personas que dieron positivo para coronavirus y llegó a 2.263 con Covid-19. El Gobierno ya adelantó que esos números pueden multiplicarse a partir de las pruebas masivas que están planificando.


Para el Jefe de Estado, "el pecado" de la gestión de Jeanine Áñez fue no hacer pruebas suficientes a la población que permitieran detectar a la persona que estaba con coronavirus y dijo que esa es la razón por la que las estadísticas mostraban cifras muy bajas de personas contagiadas.


Las autoridades de Salud del Gobierno de Áñez nunca respondieron cuántas pruebas se realizaban por día, cuestionó. Arce dijo que desde fines de 2020 tramitaron la compra de un test que identifique rápidamente los casos, principalmente en los asintomáticos.  


“Gestionamos un cambio en el test para que sea más confiable y seguro, que se pueda detectar justamente a esos hermanos que son denominados asintomáticos y que lamentablemente seguían contagiando a nuestra población sin presentar ningún signo y que no eran detectados”.


Los feminicidios


Pero el acto fue aprovechado por la ejecutiva de esta organización, Segundina Flores, quien entregó al Jefe de Estado un anteproyecto de ley de modificación de la Ley Integral para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia, que está en debate en varias instancias.


“Sobre la ley 348 queremos que tomen en cuenta nuestras propuestas, hoy en día en Bolivia hay violencia, hay feminicidios, desde las bartolinas queremos concientizar, por qué tantos feminicidios en Bolivia, por qué tanta violencia, hay que educar a los hermanos varones”, dijo la dirigente al presentar esta propuesta.


Arce Catacora dijo que el país no solo tuvo que enfrentar la pandemia sanitaria sino “otras pandemias” como la violencia en las familias y que la cuarentena rígida que declaró el anterior Gobierno incrementó el número de feminicidios.


“Luego de encerrarnos por más de 140 días en nuestros hogares sin contemplar que por supuesto dentro de nuestros hogares también se podían gestar problemas que nosotros lo identificábamos en ese periodo de cuarentena y lo denunciábamos, esa otra pandemia que tenía que ver con el abuso, la violencia contra nuestras hermanas en los hogares y contra los niños”.


Aseguró que esos problemas no salieron en los medios de comunicación y que recién se empiezan a ver algunas reacciones para resolver esos problemas. Varias instituciones trabajan en la modificación de la Ley 348 porque consideran que favorece a los feminicidas.


Según los datos de la Fiscalía en 2019 se produjeron 117 feminicidios y 66 infanticidios, la mayoría de ellos cometidos durante el periodo duro de la cuarentena, lo que alarmó a las autoridades, pero no pudieron detener esa espiral de violencia.


 

Comentarios