Escucha esta nota aquí

“Hemos avanzado, pero nos falta mucho por hacer y ese es el reto, tenemos que seguir trabajando, porque este Gobierno de turno, de facto, golpista, está poniendo en riesgo todo lo que hemos hecho hasta ahora”, dijo Arce en la primera parte de su alocución ante unas tres mil personas que se concentraron en la avenida Circunvalación, donde se levanta la línea roja del teleférico.

Los ejes


El discurso de Arce tuvo tres ejes: unidad que les permitirá ganar los comicios del 3 de mayo; corregir los errores que cometieron en gestión de gobierno y, finalmente, invitó a todos los que fueron del MAS y abandonaron sus filas a sumarse de nuevo para no permitir, “que la derecha retorne al país”.

Dijo que todos los partidos responden “al imperio” y que ahora la intención es dar una lección a las fuerzas políticas de otros países, despojando al MAS de toda posibilidad de participar en unas elecciones. Arce señaló que busca recuperar lo que se les arrebató con un “golpe maldito”.

En tono más conciliador, el candidato vicepresidencial, David Choquehuanca llamó a enfrentar esta campaña en paz y sin agresiones. “No somos de la cultura de la violencia, somos de la cultura de la paz”, reiteró en un discurso que estuvo matizado con reflexiones en idioma aimara.

Los asistentes

Por primera vez, una concentración masista estuvo conformada por militantes y simpatizantes, ya que anteriormente las campañas eran llenadas con funcionarios públicos de los distintos ministerios. Ayer, la mayoría de los asistentes, eran campesinos de las provincias de La Paz que inundaron el lugar donde se realizó el acto.

Una lluvia intensa que cayó cuando Choquehuanca hacía uso de la palabra provocó el desbande y Arce tuvo que emitir su discurso ante los militantes que lograron cobijarse de la lluvia frente al palco.

Al acto no llegaron los presidentes de las cámaras legislativas, Eva Copa y Sergio Choque pese a que en la semana el candidato presidencial se reunió con ellos. Solo llegaron hasta el palco varios de los candidatos a legisladores.

Camacho en Santa Cruz

“El pueblo ya no quiere que entre los políticos estemos haciendo guerra sucia, quiere que alimentemos la fe y la esperanza, una nueva forma de hacer política”, arengó el candidato Luis Fernando Camacho en su visita a la población de Cotoca, donde inició su campaña. Llegó sin su candidato a vicepresidente, Marco Pumari.

El exlíder cívico fue recibido por simpatizantes de esa población, entre ellos el alcalde Wilfredo Áñez, de Demócratas, quien lucía una polera de la alianza Creemos.

“No estoy con Demócratas, estamos apoyando. Indistintamente de pertenecer a un partido político, no podemos ser cojudos y desconocer esa lucha que tuvo Camacho”, dijo la autoridad.

El candidato de Creemos derramó lágrimas durante una celebración realizada en la Iglesia del pueblo. Por la tarde, visitó la ciudadela Villa Primero de Mayo. Desde Creemos anunciaron que los próximos días estará en campaña en otras regiones.

Visita de Áñez

Un bien incautado en el Plan Tres Mil será un centro de acogida para mujeres víctimas de violencia. Al acto de inauguración asistió la presidenta, Jeanine Áñez.

EL DEBER intentó hablar sobre la campaña con Áñez, pero su secretario privado, Erick Foronda indicó que la mandataria no iba a responder, ya que no se encontraba en un acto de campaña.

Comentarios