Escucha esta nota aquí

A pocos días de los comicios generales en Bolivia, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina hizo el anuncio para recomponer el vínculo entre ambos países, que fue interrumpido hace 11 meses por la renuncia del expresidente Evo Morales después de 21 días de protestas civiles por el fraude electoral en 2019.

La voluntad argentina es reanudar relaciones plenas con Bolivia cuando tenga un gobierno electo de manera legal y legítima en elecciones libres. Hoy mantenemos, pero a nivel consular”, respondió textualmente una fuente de la Cancillería.

Asimismo, desestimó que, por el refugio político a Evo Morales, se haya afectado las relaciones y lo que hizo el Gobierno argentino fue acoger a un expresidente democrático de un país hermano.

El senador por el Partido Justicialista (PJ), Mashur Lapad, coincidió con la posición del Ministerio de Relaciones Exteriores, al decir que es fundamental retomar las relaciones con Bolivia, pero con el nuevo gobierno que surja de las elecciones del 18 octubre.

A su criterio, el asilo dado al expresidente Evo Morales originó el distanciamiento de ambos gobiernos.

El diputado por Propuesta Republicana (PRO), Osmar Antonio Monaldi, dijo que los roces son una cuestión que está más allá de la ideología política de las autoridades gubernamentales.

“En absoluto debe afectar las relaciones entre nuestros países que están ligadas a las cuestiones culturales y comerciales, sobre todo de amistad entre los pueblos. Siempre estuvimos unidos por una fuerte historia en común. Estoy convencido de que nuestra relación nunca debe tensionarse ni debilitarse”, afirmó Monaldi.

Por ahora la Cancillería argentina no tiene una agenda para priorizar temas de orden bilateral y solo se informó la coordinacción con autoridades designadas por el Gobierno boliviano en Buenos Aires.

Después del 18 de octubre se configurará un nuevo escenario institucional, con interlocutores válidos que serán los nuevos actores llamados a reconducir las relaciones entre Bolivia y Argentina”, señaló la representante de Redes Chaco, Liliana Paniagua, una tarijeña que trabaja desde hace más de 10 años en asuntos de integración desde Salta.

Paniagua mencionó que las relaciones diplomáticas deben estar orientadas por una agenda común de largo plazo, que se conviertan en políticas de Estado, como plantear un polo energético por el desarrollo del litio, la incorporación de la preservación del medio ambiente y las cadenas productivas a partir de la implementación de modelos productivos.