Escucha esta nota aquí

La Gendarmería argentina allanó el fin de semana cinco domicilios que colindan con el territorio nacional, como resultado se secuestraron productos y divisas por más de 10 millones de bolivianos.

La información indica que en las viviendas se realizaba el acopio y luego el traslado de mercadería a territorio boliviano a través de la modalidad de “contrabando hormiga”, por la que se cobraba un “peaje”.

Las casas se encontraban en la ciudad de Salvador Mazza, cuya parte posterior colinda con el sector fronterizo, por el cual, y en horas de la noche, ingresaban ciudadanos bolivianos para adquirir mercadería de origen argentino.

Un primer informe confirmó la presencia de vehículos de mediano porte y otros de grandes dimensiones, con mercadería mayormente comestible, en los domicilios apuntados, se profundizó la investigación y se obtuvieron registros fotográficos y fílmicos que mostraban indicios serios sobre las actividades de contrabando, entre las que no se descartó la posibilidad de tráfico de estupefacientes.

Como resultado de los procedimientos se secuestró mercadería por un valor estimado en más de 9 millones de pesos argentinos, poco más de un millón de pesos argentinos en efectivo, siete mil dólares y 40 mil bolivianos. Además de los productos, se incautaron otros elementos importantes para el caso, como documentación y teléfonos celulares.