Escucha esta nota aquí

Después de más de tres horas de declaración ante los investigadores de la muerte de un policía en la localidad de Coripata, el máximo dirigente de Adepcoca, Armin Lluta, abandonó las instalaciones de la Felcc vitoreado por mujeres cocaleras que habían instalado una vigilia en puertas de esa unidad policial.


Me han preguntado si estaba en contacto con las personas, me han mostrado números de teléfono, querían saber si estaba en esa reunión (en Coripata), yo he prestado mi declaración, voy a colaborar para que se esclarezca la verdad y den con los responsables, pero no pueden perseguir a gente inocente”, dijo Lluta al salir de las oficinas de la Felcc.


El 3 de julio se produjo un enfrentamiento entre los dos grupos de cocaleros que pugnan por el control de Adepcoca, unos dirigidos por Lluta y el otro por Elena Flores. Este último grupo es afín al MAS y pretendía instalar una asamblea de cocaleros en Coripata y requirió el apoyo de la Policía. La presencia de policías y el grupo de Flores llevó al enfrentamiento en el que falleció el uniformado Miguel Ángel Q.N, de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP).


De ese modo se inició la investigación y Lluta fue convocado en calidad de testigo. Sus adeptos consideraron que era la excusa para inculparlo y llevarlo a prisión, tal como sucedió con Franclin Gutiérrez. Los cocaleros se autoconvocaron y cercaron las instalaciones de la FELCC para evitar que Lluta sea aprehendido.


La abogada Evelyn Cossío, declaró que los investigadores les advirtieron que Lluta puede ser convocado en las siguientes semanas cuando avance el caso. La profesional aseveró que ellos como parte interesada llevaron pruebas de que el máximo dirigente cocalero no estuvo presente en ninguna reunión de cocaleros porque él se encontraba en La Paz en el momento de los sucesos en Coripata.




Comentarios