Escucha esta nota aquí

La Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) aceptó este miércoles la excusa de la ministra de Salud, Eidy Roca, que no asistió a la interpelación a la que fue convocada por el caso respiradores, pero consideró injustificadas las ausencias de Arturo Murillo y Víctor Hugo Cárdenas, por lo que dispuso su censura e inmediata destitución.

El hecho tiene lugar a cuatro días de las elecciones. Los ministros debían responder, primero, por la compra de armamento no letal con presuntas irregularidades; y segundo, por la cancelación de las labores educativas por la pandemia del Covid-19.

Los titulares de Gobierno y Educación no acudieron al llamado de diputados y senadores, quienes, por dos tercios, votaron para que sean removidos de sus cargos, conforme dispone el artículo 158 de la Constitución Política del Estado (CPE).

Algo similar sucedió en su momento con el ministro de Defensa, Fernando López, que tampoco compareció ante esa instancia, fue apartado de sus funciones, pero pocas horas después volvió a ser posesionado.

Sin embargo, a mediados de septiembre, la presidenta de la Cámara Alta promulgó la ley que regula los efectos de censura de una autoridad del Ejecutivo, estableciendo que una autoridad destituida por disposición del Legislativo no pueda asumir un cargo público en tres años.

La norma puesta en vigencia por Copa establece que la jefa de Estado tiene un máximo de 24 horas, tras haber conocido de manera formal sobre las censuras, para apartar de su cargo a los ministros; sin embargo, esa norma fue enviada a consulta de constitucionalidad al Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP), que aún no emitió una decisión.

La votación: