Escucha esta nota aquí

Mediante un comunicado, la Asociación de Periodistas de Santa Cruz rechazó el intento de “linchamiento, secuestro y robo de cámaras” que sufrieron periodistas de la Red Unitel y el grupo multimedia EL DEBER, ocurrido en la localidad de Entre Ríos, Cochabamba.

“Se trata de un concurso de delitos que van desde el atentado contra la vida y la integridad personal, además de la obstrucción a la libertad de trabajo y obstaculización a la labor de la prensa”, dijo el presidente de esa organización, Roberto Méndez.

Solicitó que las autoridades de Gobierno realicen una minuciosa investigación y castiguen a los culpables, tras que el ministro Arturo Murillo anticipara que no se permitirá ese tipo de acciones en el país.

“En Santa Cruz tenemos a tres periodistas muertos, cinco que están en terapia intensiva y más de 20 contagiados con el coronavirus y no puede ser que, encima no entiendan el trabajo de la prensa”, agregó.

Esta mañana, la corresponsal de EL DEBER y el equipo de prensa de Unitel fueron agredidos por un grupo de personas, que los amenazó con quemarlos vivos porque los acusaban de ser partidarios de la derecha.

Quémenlos, quémenlos, gritaba la turba mientras rodeaba el vehículo de prensa”, relató la periodista de EL DEBER, Soledad Prado, que junto al equipo de prensa de la red televisiva llegó a las 7:00 a ese municipio para realizar la cobertura por el encapsulamiento de la zona por el Covid-19.

La acción de la Policía Boliviana permitió poner a buen resguardo a los reporteros, mientras que el Gobierno repudió el hecho y anticipó una investigación para dar con los responsables de la agresión.