Escucha esta nota aquí

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, denunció que la madrugada de este miércoles dos camionetas de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) fueron atacadas en el Trópico de Cochabamba, cuando desempeñaban labores técnicas.

“En el ingreso al Trópico, en la madrugada tuvimos problemas, camionetas de la estatal petrolera que circulaban por la ruta fueron agredidas,  rompieron sus parabrisas, cuando solo cumplen una tarea técnica. Eso nos puso en alerta, no queremos generar conflictos y estamos valorando si hay las condiciones para un trabajo adecuado”, dijo la autoridad en entrevista con el programa radial ‘Asuntos Centrales’.

Ayer el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, anticipó que esta jornada debía ingresar el rastrillaje “casa por casa” de los casos sospechosos de coronavirus en el Chapare, región afectada por el brote de contagios y que permanece encapsulada.

Sin embargo, el viceministro Santamaría dijo que aún se evalúa si existen las condiciones necesarias para comenzar la tarea de rastrillaje sanitario, debido a que persiste la desinformación y el rechazo de algunos sectores cocaleros para que ingresen las brigadas de médicos y las Fuerzas Armadas (FFAA).

“Nosotros queríamos empezar ayer, pero hay un desorden en la dirigencia sindical, un par de ellos salen a decir que no están de acuerdo, cuestionan, dicen que no deberían ser las Fuerzas Armadas. Estamos esperando una actitud más proactiva. Hay mucha especulación, mucha desinformación que confunde a los pobladores”, agregó Santamaría.

Respecto a la denuncia por la destrucción de una torre de comunicación en K’ara K’ara, el viceministro manifestó que “la gente que usa explosivos y atenta contra los servicios públicos, que hace volar torres de comunicación, comete terrorismo. Estamos siendo cautos, estamos investigando y cuando se tengan mayores datos, con certeza y documentación, brindaremos más detalles, pero no permitiremos el brote de ninguna acción irregular terrorista”.