Escucha esta nota aquí

Dinamita, petardos, gas lacrimógeno y hasta una bazuca artesanal llevaban los seis aprehendidos por el ataque a las instalaciones de la Central Obrera Boliviana (COB), registrado la noche del jueves en La Paz. También se detuvo un importante cargamento de explosivos en la tranca de Achica Arriba.

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, aseguró que no se permitirá que surjan grupos violentos en el país e indicó que se indagará por qué se atentó contra las oficinas de los trabajadores.

El informe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) detalla que, en la intervención realizada anoche, se encontró 21 cachorros de dinamita, 10 petardos, cinco ya utilizados, gas en aerosol y una granada de gas, más una bazuca artesanal, para utilizarla con matasuegras.

La autoridad informó que en otra intervención se secuestró un vehículo con 50 cajas de cartuchos de dinamita en la localidad de Achica Arriba. “Se sigue buscando si salió otra cantidad y el destino de ese material. Estamos indagando la fuente de financiamiento, quién los traía, cuál era el propósito y objeto”, manifestó.

Santamaría acotó que se indagará el origen del ataque a la sede de la COB, incluso si es que se trató de un “autoatentado”. Esa instancia encabezó las movilizaciones que ocasionaron el desabastecimiento de alimentos e insumos médicos por 11 días.