Escucha esta nota aquí

Bagalleros de Yacuiba y de Bermejo (Tarija) exigen al Gobierno de Luis Arce la generación de empleos temporales por el prolongado cierre de la frontera con Argentina.

El presidente de la Asociación de Bagalleros Gran Chaco, Juan Carlos Llanque, dijo a EL DEBER que su demanda es  justa y  el empleo debe garantizarse hasta la reapertura nuevamente de la zona fronteriza con el país vecino.

Según Llanque, tienen el apoyo de los comités cívicos de Yacuiba y de Bermejo. Se reunirán este jueves en la capital tarijeña con la dirigencia del Comité Pro Intereses para acordar una resolución que se enviará a las autoridades gubernamentales.

Al menos 3.000 familias de ambas ciudades fronterizas con Argentina dependen del trabajo manual para el transporte de mercadería por los pasos legales que están cerrados desde hace más de un año por la pandemia de Covid-19.

"Dependemos de este trabajo para sobrevivir desde hace varios años y ahora queremos que el Gobierno genere empleos temporales hasta que se reabra la frontera. Agotaremos el diálogo antes de asumir medidas de presión", dijo Llanque.

El dirigente añadió que el sector de Yacuiba, que trabaja por el puente Internacional, pide más de 200 empleos para beneficiar a los afiliados de la Asociación de Bagalleros Gran Chaco.

Se desconoce la exigencia de los de Bermejo que son en menor proporción de asociados y realizan su actividad por el puerto Las Chalanas y el puente Internacional cuando aumenta el caudal del río.

No se descarta que a esta demanda sectorial se sumen los bagalleros de Villazón, que es el otro límite del país con Argentina, en la parte occidental del departamento de Potosí.

Comentarios