Escucha esta nota aquí

La dirigencia de las mujeres campesinas, aglutinadas en torno a las bartolinas, justificaron su rechazo a la presencia de los exministros del Gobierno de Evo Morales y recordaron quiénes estaban junto el expresidente cuando comunicó su decisión de renunciar a la presidencia del Estado


La ejecutiva de las bartolinas, Segundina Flores, aseguró que hablaron con el presidente electo, Luis Arce y le explicaron cómo fueron los dirigentes del Pacto de Unidad hasta El Alto, y que ni siquiera la otrora todopoderosa Conalcam acompañó a Morales en su último acto.


“El hermano presidente (Evo Morales) estaba ahí solito llamaba, ¿quiénes estaban llegando? estaba Gabriela Montaño, Álvaro (García Linera) estaba ahí acompañando en un rinconcito, bueno pues ese día con quién estaba el presidente Evo Morales, no había un policía, no había un militar que  eran su seguridad, que no nos dejaban acercar ni saludar en los actos grandes”, recordó la dirigente.


Flores se refería al mensaje del 10 de noviembre de 2019, cuando Evo Morales convocó a nuevas elecciones y destituyó a los vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE). En ese entonces Morales se encontraba en el hangar presidencial en compañía de ocho dirigentes del Pacto de Unidad y sin ningún ministro a su lado.


Es por esa razón, dijo Flores, que se oponen a la presencia de cualquier exautoridad y acusó al entorno presidencial de haberlo llevado hasta que se provoque lo que ellos consideran como un golpe de estado contra Morales.


“¿Quiénes han llevado al golpe? los exministros, yo así de frente hablo, esos no pueden volver, el hermano Lucho (Luis Arce) ha sido claro, el hermano David (Choquehuanca) ha sido claro y nosotros también como ejecutiva nacional, hoy en día tenemos que retomar con nuevos personajes, con nueva imagen”, dijo en referencia a los colaboradores que debe elegir Arce Catacora para gobernar el país.


El 10 de noviembre


Flores recordó que fueron ellos, los dirigentes del pacto de unidad,  que sugirieron a Morales convocar a nuevas elecciones y sacar a los vocales electorales ese 10 de noviembre y reflejó la forma cómo llegaron hasta el hangar presidencial porque Morales ya no podía acceder a Palacio de Gobierno.


“Ya no dejaron al hermano Evo llegar al Palacio, entonces el hermano presidente se fue arriba, al hangar (presidencial) y allí no había nadie, nosotros nos sentimos tristes, no había ni una seguridad, pero ahí nos hemos convocado nosotros, estaba  el viceministro Alfredo Rada, él nos decía ‘estamos en El Alto’ y nosotros teníamos que correr, ni siquiera podíamos llevar nuestra ropa, porque ya nos estaban buscando”.


Aseguró que después de la renuncia de Morales, ese mismo día desde el trópico de Cochabamba, los dirigentes no sabían qué hacer y sus familias empezaron a ser perseguidas y no había un policía para que los defienda.


Ese día, en el hangar presidencial estaban el máximo ejecutivo de la COB Juan Carlos Huarachi, el ejecutivo de los interculturales, Henry Nina y el dirigente de la Fejuve El Alto, Basilio Villasante. También se observó a Teodoro Mamani, dirigente de la CSUTCB; a la ejecutiva de las bartolinas, Segundina Flores; otra dirigente de esa agrupación, Guillermina Kunu; y a Freddy  Mamani, dirigente del magisterio rural.