Escucha esta nota aquí

Desde la base campesina del Movimiento Al Socialismo (MAS) sugieren y ven con agrado que las autoridades electas en los comicios generales sean posesionadas este 10 de noviembre (siempre y cuando no haya una segunda vuelta), ocasión que coincidiría con la salida del expresidente Juan Evo Morales del poder, tras los días de paro cívico de 2019.

Joel Guarachi, militante y hombre ligado al sector campesino cruceño, apuntó que esta fecha se podría inscribir como el Día de la Democracia y marcaría un tiempo que significaría la reivindicación del voto de la ciudadanía que eligió al MAS en la urnas.

"El pueblo ha devuelto su confianza al MAS para que escriba un nuevo capitulo en Bolivia y que se trabaje en favor del del pueblo evitando el confrontaciones y pasar malos ratos entre bolivianos", expresó Guarachi.

Por su parte, Orlando Pozo, dirigente de las Juventudes del MAS, manifestó que esta sería una justicia con la democracia y que el resultado del 18 de octubre ratificaría que la voluntad de la población sería que el masismo lleve las riendas del país. "Estamos de acuerdo con el planteamiento y acompañamos el pedido por justicia democrática para que el nuevo presidente electo sea posesionado el 10 de noviembre.

El ejecutivo de la Federación de Campesinos de Beni,Moisés Ayala, también expresó que la fecha sería acertada, ya que sería una muestra de la recuperación de la democracia y que marcaría la historia como una muestra de la decisión de los bolivianos en las urnas.

Cabe recordar que el presidente del Tribunal Supremo Electoral, Salvador Romero, señaló que las nuevas autoridades podrían ser posesionadas a mitad de noviembre, pero que no existe fecha definida porque se debe esperar al cierre del cómputo oficial y saber si se debe repetir la votación en alguna mesa de sufragio.

Romero comprometió que hasta el fin de semana los entes departamentales terminarán de verificar la información y, en caso de no existir mesas anuladas, se podría tener los datos finales y definitivos sobre los ganadores de los comicios.

No obstante, la senadora Adriana Salvatierra explicó que el Órgano Electoral tiene un cronograma establecido y este debe ser cumplido y, de acuerdo a lo expuesto por Romero, para definir cuándo se entregarán las credenciales a las autoridades electas, de forma tal que se proceda a la sesiones preparatorias de la Asamblea Legislativa y la posesión del presidente.

En la misma línea, el diputado Édgar Montaño señaló a EL DEBER que el MAS será respetuoso a la fecha que se defina por el Órgano Electoral y que estarán a la espera de las determinaciones para acatarlas con respeto y que no habrá presiones en el rol de las autoridades electorales.

​​Los datos preliminares de conteos rápidos no oficiales anticipan que Luis Arce y David Choquehuanca, del MAS, resultaron vencedores con más del 50 % de los votos, por lo que no sería necesaria una segunda vuelta, que debía llevarse adelante a finales de noviembre.​​​ Sin embargo, el cómputo oficial del Órgano Electoral todavía está en curso, con cerca del 55% de actas computadas.