Escucha esta nota aquí

El departamento de Beni comenzará esta semana la aplicación de las 60.000 vacunas AstraZeneca que serán distribuidas únicamente a las ciudades de Riberalta y Guayaramerín, ciudades fronterizas con Brasil. Las dosis serán destinadas a los mayores de 60 años y las personas que tienen enfermedades de base, que son las que corren más riesgo de complicación si contraen el coronavirus.

Estas dosis son parte de las 228.000 vacunas AstraZeneca que llegaron al país el pasado fin de semana del mecanismo Covax.

El ministro de Salud, Jeison Auza, fue quien confirmó que en Beni se adelantará la vacunación a los mayores de 60 años y a las personas con enfermedades de base, toda vez que el plan debía arrancar el 1 de abril.

La decisión fue tomada ante la gravedad de los contagios en el departamento beniano, que hace presumir a las autoridades del lugar la llegada de la cepa brasileña y por ende de la tercera ola.

El ministro Auza dijo que se han enviado las muestras necesarias para que los estudios confirmen o descarten la presencia de una nueva cepa; sin embargo, dijo que ya se están tomando las medidas necesarias. 

“Hablar que una variante nueva está circulando en el país, sin tener las pruebas de ello, nos parece irresponsable. En ese sentido hemos enviado las muestras para realizar los estudios correspondientes, pero no vamos a esperar los resultados para empezar a tomar medidas. Vamos a aplicar todo un plan de contingencia para precautelar la salud y vida del pueblo beniano”, dijo el ministro de Salud.

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Beni, Erick Vallejos, confirmó la llegada de las 60.000 dosis y dijo que la totalidad serán aplicadas en los dos municipios fronterizos con Brasil.

Según la planificación, en un mes se tendrían que aplicar todas las dosis; sin embargo, Vallejos cree que pueden hacerlo en 15 días.

Detalló que estas dosis están dirigidas a adultos mayores y personas con enfermedades de base, de un total de 20 patologías ya especificadas por el Ministerio de Salud, como asma, diabetes e hipertensión.

“El objetivo es cortar la transmisión en frontera por el riesgo de ingreso de la nueva cepa”, insistió la autoridad sanitaria.

A mediados de este mes, las regiones del país ya habían ampliado la inmunización a pacientes con cáncer y a los que tienen insuficiencia renal.

Vallejos destacó que se trata del envío de vacunas más grande para el departamento beniano, pues en la anterior entrega les dieron 18.220 dosis y en la primera, 1.100.

Para la inmunización del nuevo grupo estarán habilitados todos los centros de salud públicos y los de la seguridad social, además se prevé habilitar puntos fijos.

El director del Sedes Beni dijo que la situación epidemiológica en Riberalta es compleja debido al repunte de casos y los pocos espacios para pacientes graves.

“Se hizo una inspección en los centros de salud de frontera y hemos evidenciado que hay pocos espacios en internación”, reconoció.

Las cifras oficiales igualmente confirman el aumento de casos. Riberalta y Guayaramerín venían registrando solo cinco o siete casos de coronavirus por semana, lo que subió a más de 180 casos en la última semana. Los decesos también subieron de 2 a 5 en ese lapso de tiempo.

La autoridad del Sedes indicó que Riberalta solo tiene cinco Unidades de Terapia Intensiva (UTI), pero el Gobierno se comprometió a entregar cuatro equipos de terapias en el marco del plan de contingencia.

Pando en alerta

Por su parte, el director del Sedes de Pando, Danny Hugo Mendoza, cree están en puertas de una tercera oleada del coronavirus porque en las últimas dos semanas han tenido un “repunte importante de casos”, ya que la semana pasada cerraron con 126 casos positivos y cuatro decesos, cuando a inicios de mes el número de afectados alcanzaba a 25 por semana.

Mendoza reconoció que le preocupa la alta afluencia de personas a Pando desde ese Brasil, por lo que está haciendo seguimiento de los afectados.

“La Universidad Amazónica de Pando acoge a estudiantes del vecino país, situación que preocupa porque se teme el ingreso de la nueva cepa, la cual es muy agresiva y tiene diseminación más rápida”, dijo.

Al respecto, el viceministro de Gestión del Sistema Sanitario, Álvaro Terrazas, señaló que existe un incremento de casos, pero el riesgo aún es moderado, por lo que se están tomando las acciones necesarias para contener el avance.

Una de las acciones es el bloqueo epidemiológico y para ello se están contratando 153 funcionarios de salud, que reforzarán las acciones de respuesta rápida y de vigilancia epidemiológica.

Aún estamos en un riesgo moderado, queremos mantenerlo de esa forma y, por eso, ya se han hecho llegar las órdenes de servicio para la contratación de 153 trabajadores de salud, que irán a reforzar estas acciones a través de la respuesta rápida y de la vigilancia epidemiológica, lo que nos ayudará a hacer una contención”, dijo Terrazas

Santa Cruz

Entretanto, un equipo del Sedes de Santa Cruz se trasladó a San Matías para hacer un bloqueo epidemiológico.

El gerente de Epidemiología del Sedes, Carlos Alberto Hurtado, indicó que aún desconocen la cantidad de dosis AstraZeneca que enviará el Gobierno a la región cruceña.

Riesgo de nueva ola y estudio

El director de Epidemiología del Sedes de Beni, Antonio Castro, confirmó que se enviaron muestras del virus Covid-19 desde los municipios de Riberalta y Guayaramerín a un laboratorio de Brasil para confirmar o descartar si la variante de Manaos está en el territorio nacional.

“Tenemos entendido que el nivel nacional como Ministerio de Salud ha enviado a un laboratorio del exterior para ver si realmente es la variante P-1 o seguimos con las anteriores, las que estuvieron particularmente en el municipio de Guayaramerín”, dijo.

Comentarios