Escucha esta nota aquí

Dos militares recibieron una brutal golpiza en las últimas horas en el sector de Sayari, carretera entre Oruro y Cochabamba. Ambos se encuentran internados en Cossmil y tienen un diagnóstico reservado.

El viceministro de Régimen Interior y Policía, Javier Issa, contó que el hecho se registró ayer en la tarde. Se iniciaron las investigaciones para identificar y dar con los responsables e iniciarles un proceso penal.

Los datos indican que el teniente Bernardo G. se trasladaba de Oruro a Cochabamba, de donde es oriundo, para recibir tratamiento, porque presentaba síntomas de Covid-19. Intentó retirar las rocas que evitaban el paso en el sector y fue agredido por las personas movilizadas, siendo dejado botado a un costado del camino.

El segundo uniformado, Kevin M., pasaba por el sector, intentó socorrerlo, pero también fue golpeado. Él se encontraba con su familia. Su esposa intentó interceder para frenar la agresión, pero también fue maltratada.

El reporte del Gobierno:


Issa agregó que ambos uniformados permanecen en el hospital militar, presentan fuertes golpes, laceraciones, por lo que su cuadro es delicado, aunque se espera una evolución favorable.

Ese sector fue dinamitado por mineros y comunarios, quienes ocasionaron que enormes pedazos de roca caigan desde el cerro, montando una alfombra de escombros y cortando el paso de motorizados como parte de las protestas de sectores afines al MAS.