Escucha esta nota aquí

El paro indefinido y bloqueo de caminos anunciado por la Central Obrera Boliviana (COB) y el Pacto de Unidad, que demandan al Tribunal Supremo Electoral que las elecciones sean el 6 de septiembre y no el 18 de octubre, se cumplió de forma parcial

No obstante, el Gobierno declaró que la medida fue un fracaso, mientras que el MAS marcó distancia y aseveró que se trata de una iniciativa “independiente” del partido que postula a Luis Arce Catacora a la presidencia.

El paro, sin embargo, logró impedir los viajes interdepartamentales y las terminales de La Paz, Oruro y Cochabamba cerraron sus puertas. La medida no tuvo ninguna repercusión en las áreas urbanas, que tuvieron una jornada de lunes absolutamente normal, tanto en las áreas de transporte como de comercio.

El presidente de una de las tres federaciones de Juntas Vecinales de El Alto, Fernando Condori, consideró que la movilización fracasó. “El pueblo alteño es muy maduro, y ha entendido de que cuando salimos de una cuarentena rígida que dañó nuestra economía y ahora estamos en una dinámica, no podemos darnos el lujo de protestar, porque nuestra prioridad es llevar el pan diario a nuestras familias”.

Desde la madrugada, donde sí quemaron llantas y regaron piedras fue en inmediaciones del puente Vela y la zona de Senkata, en El Alto, donde se encuentra el centro de reparto de gasolina y gas licuado de YPFB, y que fue un foco de violencia durante la crisis de octubre y noviembre del año pasado. 

Desde allí, dirigentes del distrito 8, 9 y 12 se sumaron a las movilizaciones de la COB, y desafiaron al Gobierno, pese a que la protesta es contra una decisión del TSE. 

“El bloqueo es contundente y este gobierno de facto, a la cabeza de la señora Jeanine Áñez, debe meterse en la cabeza que el pueblo se ha levantado. Se han suspendido tres veces las elecciones y el 6 de septiembre deben realizarse sí o sí”, dijo uno de los movilizados.

El director nacional de Tránsito, Wálter Miranda, informó que en Cochabamba hay cortes de ruta, tanto en la vía antigua a Santa Cruz, sector K’ara K’ara,  donde no circulan vehículos desde el kilómetro 4 hasta el 12. 

En la ruta nueva, se registra un bloqueo cerca a Sacaba, puente Chinata; luego por Corani, la represa San Jacinto. En Tablas Monte, al ingreso al trópico de Cochabamba, y otro en Shinahota”.

Mientras, entre 40 y 50 personas interrumpen el paso en la salida de Cochabamba hacia La Paz y Oruro. Específicamente en Parotani, Llavini, Bombeo, Sayiri y Confital, entre otros.

El coronel Alfredo Vargas, director de Tránsito de La Paz, indicó que en esta región hubo 13 puntos de bloqueo. Piedras y personas impiden el paso de vehículos sobre la carretera que conecta la región con Oruro y Cochabamba, y las que van a Copacabana y Desaguadero.

Entre los puntos de bloqueo, Vargas mencionó Panduro, Ventilla, Samo, Senkata, tranca de Laja, puente Seke, Achacachi, Palcoco, Batallas, Huarina y otros. 

Hay bloqueos con 100 a 250 personas, otros con menor número de bloqueadores y, por último, algunos manifestantes que pusieron piedras en el camino, como en Huarina, reportó a Erbol. El jefe de Tránsito aclaró, sin embargo, que hacia los Yungas existe normalidad y está funcionando la terminal de Minasa.

Las rutas que conectan al departamento de Santa Cruz con Cochabamba, Beni y otras regiones, se encontraban esta mañana bloqueadas por sectores afines al Movimiento Al Socialismo (MAS). 

Con piedras, palos y montículos de tierra, los sectores movilizados cortaron las rutas desde las primeras horas de este lunes. Se registran puntos de bloqueo en Bulo Bulo y varias zonas del Chapare, al igual que en Yapacaní cortando el paso por la carretera Santa Cruz-Cochabamba.

En la zona este del departamento, también hay puntos de bloqueo en Cuatro Cañadas y San Julián. La antigua carretera a Cochabamba también está interrumpida, pues comunarios de los Valles cruceños han cortado la ruta en Pampagrande.

La presidenta Jeanine Áñez, escribió en su cuenta de Twitter: “Hacemos un llamado a los dirigentes de la COB y de otros sectores para que no hagan bloqueos y movilizaciones. Las movilizaciones y cualquier aglomeración, del color político que sea, disparará los contagios en El Alto y en La Paz”.

El director de coordinación con los movimientos sociales, Rafael Quispe, manifestó que “la movilización convocada por la COB ha sido un fracaso. En La Paz, dos bloqueos; en Cochabamba, el sector Parotani y Bombeo se han realizado, pero con evidente debilidad. La gente mostró que le interesa la vida y no la muerte. Primó la conciencia del pueblo boliviano”. Acotó que el Ejecutivo está abierto al diálogo, para atender sus necesidades.

Por su parte, el diputado Franklin Flores (MAS), aclaró que la movilización es “absolutamente independiente. Los sectores se movilizan en contra del golpe, en contra de la incapacidad de este Gobierno, pero es una decisión que han tomado independientemente. Obedece a la crisis política, económica, social y de salud que enfrentamos”.