Escucha esta nota aquí

Pasó de todo. La Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) vivió este lunes una sesión bochornosa, fácilmente comparable a un clásico de fútbol de un domingo, en una cancha cualquiera.

Hubo adjetivos calificativos, pitazos, gritos y amagues de enfrentamiento entre diputados y senadores oficialistas y de la oposición, quienes chocaron duramente mientras el presidente Luis Arce intentaba dar su informe por su primer año en el poder.

Asambleístas de Comunidad Ciudadana (CC) y ‘Creemos’ se valieron de silbatos para opacar la intervención del mandatario. Los organizadores se tuvieron que valer de tres micrófonos para intentar acallar el reproche de la oposición que le sacó “tarjeta roja” a la gestión del MAS.

Los efusivos gritos de “Lucho, Lucho, Lucho” contrastaron con los de “fraude”, mientras que el jefe de Estado enmarcó su mensaje en comparar su mandato con el de la expresidenta Jeanine Áñez.

Los hechos:


Arce pronunció repetidas veces la frase “gobierno de facto”, “derecha golpista” y “gobierno electo democráticamente”, abriendo su discurso hablando sobre las gestiones en materia de salud, para pasar a economía y después al ámbito de inversión pública.

En el minuto 30 de su informe, la transmisión oficial del canal estatal, Bolivia Tv, hizo maniobras para proteger en el audio la voz del mandatario y minimizar los pitazos de la oposición; a la conclusión de la primera hora de mensaje, los ánimos se calmaron y se hizo más audible la intervención del presidente.

La bochornosa sesión en el Legislativo tiene lugar después de un fin de semana en el que se vivió lo mismo en la sesión de Diputados, donde hubo enfrentamientos por los cargos en la directiva, debido a que, pese a la presentación de planchas oficiales, el MAS respaldó a disidentes de CC y ‘Creemos’, en una sesión en la que hubo 81 votos válidos y 39 que fueron destruidos.

En su discurso, Luis Arce destacó la lucha contra la crisis sanitaria como uno de sus principales logros en el primer año de su gestión. Además, mencionó la gratuidad de las vacunas,  el fortalecimiento del sistema sanitario y la reducción de la mortalidad como los hechos más importantes.

En una sesión marcada por la protestas de los opositores, el mandatario aseguró que en noviembre del año pasado asumió un país sumergido en una profunda crisis sanitaria y económica por causa de la ineficiencia de un "gobierno de facto y corrupto", en alusión a la gestión de Jeanine Áñez.

En el año de gestión del gobierno elegido democráticamente se ha colocado millones de dosis de vacunas contra el coronavirus para garantizar la salud de los bolivianos.

Política

Arce mencionó que en noviembre del año pasado recibió un país sumergido en la incertidumbre y en una profunda crisis económica, política y social que ha logrado revertir en este año de gestión.

"Fue la unidad, la lucha y la conciencia profundamente democrática del pueblo la que nos devolvió la institucionalidad electoral. La memoria es muy importante para que no se vuelvan a repetir capítulos fraudulentos de nuestra historia para contribuir con el presente y el futuro de nuestros hijos", dijo el mandatario.




Las imágenes:

Comentarios