Escucha esta nota aquí

Bolivia aguarda por un millón y medio de vacunas para inmunizar a la población contra el Covid-19. El viceministro de Comercio Exterior Benjamín Blanco (foto), informó que para el presente mes de junio se tiene previsto recibir tal cantidad de dosis, cifra similar a la recibida el pasado mes de mayo.

Blanco indicó, según un reporte de ABI, que un millón de estas vacunas corresponderían a la empresa Sinopharm. La autoridad destacó que también se está trabajando para que en las próximas semanas lleguen al país más vacunas rusas Sputnik V. Aseguró que se está esperando que se puedan traer, para la siguiente semana, 100.000 vacunas que se tiene en la ciudad de Moscú.

“El mes de mayo hemos recibido más de lo que hemos recibido desde enero que ha llegado el primer cargamento”, precisó el viceministro, quien adelantó que el Gobierno central continúa con las negociaciones para la llegada de más inoculantes en julio.

Sin embargo, otra de la tareas pendientes es la de viabilizar la llegada de las segundas dosis de vacunas de AstraZeneca. De momento, no hay claridad respecto al arribo de 228.000 nuevas dosis. En marzo de este año llegó esa misma cantidad y fueron aplicadas a la ciudadanía en todo el país. El Estado apuntaba a contar con esas vacunas durante los primeros diez días de julio, pero ante el cierre de envíos de parte de la India esta situación queda en el aire.

Aclaró también que no existe ni un decreto que prohíba a los gobiernos subnacionales la compra de vacunas, uno de los requisitos que se les pide es que puedan realizar el trámite de registro sanitario. Sin embargo, desde las gobernaciones y municipios denuncian que existen ciertas trabas para adquirir dosis, tema que es abordado desde hace meses entre las autoridades.

Un ejemplo de ello fue una reunión sostenida el miércoles por alcaldes del área metropolitana cruceña, incluida la autoridad de Santa Cruz de la Sierra. "Solicitamos flexibilizar el Decreto Supremo 4432 que regula la compra y adquisición de vacunas", es la primera de las siete resoluciones que suscribieron tras un encuentro en la capital cruceña.

El viceministro Blanco sostuvo que, “en el caso que (gobernaciones o alcaldías) no puedan realizar una importación directa, el Estado, por medio de la Central de Abastecimiento y Suministros de Salud (CEASS), está dispuesto a realizar la importación a nombre de cualquier gobierno subnacional”.

Aseguró que hasta la fecha las intenciones de compra no han sido serias, porque en algunos casos se trataba de intermediarios que no tenían vacunas y tampoco estaban autorizados por las empresas y laboratorios farmacéuticos.

Hasta ayer, según el informe nacional del Programa Ampliado de Inmunización (PAI), en Bolivia quedaban un total de 432.733 dosis de vacunas por ser aplicadas.Sin embargo, en regiones como el departamento cruceño, las dosis disponibles alcanzarían hasta este viernes, según reportó el gerente de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes), Carlos Hurtado. Este panorama obligó a cerrar puntos de vacunación en la capital cruceña: de los 33 espacios solo quedaron abiertos seis dentro del sistema público y otros tres en las cajas de salud.

Se prevé que del total de dosis disponibles al menos 10.000 serán 'reubicadas' para continuar la inmunización en Santa Cruz, aunque el ritmo de la presente semana establece una media de 16.000 vacunados por día, de acuerdo a datos del Sedes.

Comentarios